Carmen Borrego lleva ya 29 días de aislamiento forzoso. La hija de María Teresa Campos ha contado en exclusiva desde las páginas de Lecturas el calvario que lleva padeciendo desde que dio positivo en coronavirus. Han sido ya tres veces y, tajante en su dolorosa confesión, la colaboradora dejaba claro que se trata de una situación sobre la que no hay que frivolizar. De ahí que la última información vertida desde 'Socialité' en su contra la ha dejado especialmente molesta. Por eso ha decidido zanjar de raíz la fuerte polémica en la que se ha visto envuelta.

Era la propia María Patiño la que contaba desde el programa que conduce los fines de semana que se había cruzado con la hermana de Terelu Campos en la entrada de una clínica estética el pasado viernes. Una información de la que se extraía que la colaboradora de 'Viva la vida' habría tenido una actitud temeraria e irresponsable. Sin embargo, nada más lejos de la realidad, según las explicaciones que acaba de dar Carmen, a quien solo le importa dejar atrás este tormento por el que está pasando y, sobre todo, que los suyos no sufran innecesariamente.

Artículo relacionado

"Se ha dicho que este viernes estuve en una clínica de estética y lo único que quiero dejar claro es que, efectivamente, mi doctora me indicó que me hiciera un test rápido de coronavirus y hay un doctor en la clínica de estética que me lo hizo", ha explicado contundente Borrego. Como ha continuado diciendo, "no vienen a tu casa a hacerte nada", de ahí que se tuviera que desplazar hasta este centro de medicina estética para hacerse el test. "Y me volví a casa", ha concretado sin ahorrarse matizaciones.

La tertuliana ha afirmado que su visita fue "bajo prescripción médica", por lo que pide, después de que la hayan "difamado en todas las redes", que "no se especule" sobre el motivo por el que ha abandonado la cuarentena. Muy dolida y enfadada, se ha lamentado de que haya quedado "como una irresponsable" antes de que se haya podido explicar.

Artículo relacionado

Carmen ha aclarado que se ha sometido ya a cinco pruebas para detectar el coronavirus en su organismo, y ha negado que haya aprovechado para 'retocarse'. "Absolutamente nada, más que hacerme el test y venirme a mi casa", y además usando "medidas extremas de precaución". Finalmente, ha querido mandar un último y contundente mensaje a quienes han criticado su actitud: "Cuando yo salgo es porque puedo salir. Si no, no hubiera salido jamás, como no he salido jamás cuando no he podido salir. Por mí y por los demás, porque yo no voy a arriesgar nunca jamás a nadie. Me parece gravísimo".