Los rumores de crisis entre Kiko Rivera e Irene Rosales han sonado más fuertes que nunca en los últimos días. "Yo no me rindo. Intentan hundirme pero no lo consiguen", ha confesado el cantante tras el último escándalo en el que se ha visto envuelto y que lo sitúan en una controvertida escena en un hotel con una rubia "despampanante" como protagonista. El hijo de Isabel Pantoja ha querido terminar con todos y cada uno de las especulaciones que han intentado poner en jaque su matrimonio: ¡ha posado con sus hijas, su mujer y Francisquito, el hijo en común que tiene con Jessica Bueno!

Para dejar constancia de que nada ni nadie puede con ellos, han reaparecido públicamente en Sevilla disfrutando de una tarde de lo más amena en el Circo del Sol. Los exconcursantes de la primera edición de 'GH DÚO' han mantenido una actitud de lo más esquiva con la prensa y no han hecho ningún tipo de declaración sobre el tema. Eso sí, en redes sociales, la cosa cambia. El DJ ha compartido una serie de vídeos con sus seguidores en los que aparece besándose con la madre de sus hijas.

kiko rivera e irene rosales beso

Artículo relacionado

Pero la colaboradora de 'Viva la vida' no está pasando por un buen momento. Le confesó a Emma García, entre lágrimas, que no se encontraba nada "bien". Su familia está atravesando una situación complicada y ella misma ha querido contarlo en pleno directo: "Ahora mismo en mi casa hay una situación difícil. Tengo a mi padre malo y ahora también está malita mi madre", relataba de lo más afectada.

A pesar de esta mala racha, Kiko ha sido el apoyo incondicional de Irene: "La persona que más me está apoyando y que más está a mi lado es mi marido. Ahora mismo Kiko es mis manos y mis pies".

La sevillana siempre se ha mostrado de lo más positiva y ha confiado plenamente en el padre de sus hijas e, incluso, ha mandado un mensaje revelador en Instagram: "Tú no necesitas ser aceptado por otrxs, tú solo necesitas aceptarte a ti mismo", ha escrito en la publicación.