La final de la Copa del Rey, que se celebró este sábado en Sevilla, tuvo a dos asistentes muy especiales. Jesulín de Ubrique vio caer al F.C. Barcelona frente al Valencia en la mejor compañía. El torero pasó una vibrante velada de fútbol junto a su hija Julia, que es toda una mujer a sus 16 años.

Padre e hija se mostraron animados y relajados, y estuvieron pendientes en todo momento de lo que ocurría en el césped del estado Benito Villamarín. También demostraron su buena sintonía paterno-filial al dedicar una tarde a una de las aficiones que comparten. El diestro cuidó de que Julia estuviera cómoda y de que nada ni nadie diera al traste a este 'planazo' futbolero, y ambos estuvieron compartiendo impresiones con otro espectador sentado cerca de ellos.

Artículo relacionado

Hacía mucho tiempo que la hija del torero y de la odontóloga no aparecía en público por lo que su cambio físico ha sorprendido y llamado mucho la atención. Aunque tiene rasgos comunes de ambos, la adolescente se caracteriza por una mirada rasgada e intensa, heredada de su madre.

Julia Janeiro Campanario combatió el bochorno de la ciudad hispalense con un top negro tipo bandeau. Asimismo, recogió sus cabellos en una cola alta. Las imágenes hacen manifiesto lo mucho que ha crecido la hermana pequeña de Andrea.

Desde que María José Campanario ha superado su última crisis de fibromialgia, parece que la normalidad se ha vuelto a instalar en el seno familiar de los Janeiro Campanario. Aunque la recuperación de la odontóloga se haya traducido en un trabajo nuevo que la ha obligado a separarse de su familia. Tal como informó Lecturas, María José trabaja actualmente tres días a la semana en una clínica dental situada en Lloret de Mar, localidad situada en la Costa Brava.