Irene Rosales se ha convertido en la víctima del último deporte nacional: criticar por Instagram. La mujer de Kiko Rivera compartió una fotografía en bikini y pronto fue víctima de comentarios impropios como "para exhibirte así deberías cuidarte un poco" o "¿y esa tripa? ¿estás embarazada?".

Artículo relacionado

Tras tantos comentarios hirientes, la andaluza no se lo pensó dos veces y publicó una serie de stories en Instagram para defenderse. "Estoy delgada pero no tengo un vientre completamente plano, ni abdominales pero yo estoy súper feliz con mi cuerpo", dijo la nuera de Isabel Pantoja, a lo que añadió: "Por lo que puedo leer en los comentarios de esta foto, muchas me ponéis si estoy embarazada y tengo que deciros que NO. Simplemente es un cuerpo sin machacar en el gimnasio". Y es que para la sevillana solo hay una cosa importante en lo que al físico y cuerpo se refiere. "Con que esté lleno de salud lo demás me importa bien poco".

Pero Irene no está dispuesta a ocultarse ni a caer en los propósitos de los haters, que no es otra que amargar la vida de los demás. Así, ha decidido posar de nuevo en bikini, y no una sino dos veces. En la primera de las imágenes, Irene Rosales aparece sentada con un bikini de print étnico en el borde de la piscina, mientras que en la última imagen publicada posa de pie, también en ropa de baño y de forma muy sugerente. Si no quieres chocolate toma dos tazas.

Ambas fotografías, en las que Irene aparece una vez más sin retoques y luciendo su anatomía al natural, han sido muy aplaudidas por su marido, Kiko Rivera, que ha piropeado a la madre de sus hijas con un montón de emoticonos de llamas. Irene está 'on fire'.