Rivales en votos de la audiencia pero, a muy pocas horas de que termine el concurso, oficialmente amigas. Mila Ximénez y Adara Molinero han ido poco a poco en 'GH VIP 7', muy poco a poco mejor dicho. No empezaron muy bien pero con el paso de las semanas y las expulsiones fueron uniéndose y hasta hoy: flamantes finalistas junto a Alba Carrillo y totalmente conectadas.

Artículo relacionado

Estas últimas horas en la casa, con solo tres habitantes, Alba, Mila y Adara han compartido confidencias y emociones que las unirán para siempre. Y esto se ha visto en un detalle que Mila Ximénez ha tenido esta misma tarde, a muy pocas horas de que Guadalix cierre sus puertas, con la ex de Hugo Sierra.

Fue el pasado martes cuando las finalistas de 'GH VIP 7' recibieron los vestidazos que van a lucir en la última gran gala del concurso, entonces Adara ya lamentó que su vestido era perfecto para combinarlo con unas sandalias plateadas pero no tenía ningunas de ese estilo.

Mila Ximénez escuchó a su compañera y este jueves, mientras hacían las maletas ha querido sorprenderla regalándole unas plataformas plateadas como segundo “regalo del amigo invisible” perfectas para completar su outfit. Adara, emocionada, ha respondido al gesto de su amiga con un sentido abrazo.

Sus consejos de 'madre'

Mila Ximénez, como la veterana del grupo y con mucha más experiencia en el amor, ha sido quien ha dado a Adara los consejos más valiosos tras su eterna indecisión tras enamorarse de Gianmarco Onestini en el concurso teniendo pareja, Hugo Sierra, y un bebé de meses.

Adara y Mila

La colaboradora de Sálvame se ha atrevido a aconsejar a la exazafata y ha sacado su lado más maternal con ella, dejando a un lado todas las disputas que han mantenido durante estos tres meses que llevan encerradas: "Si fueras mi hija te diría que vivas esto... Que pasa muy pocas veces en la vida, que te enamores de alguien que esté enamorado de ti y esté dispuesto a dejarlo todo por ti... Pero que lo hagas bien y a la otra parte no la cabrees porque a las malas....", le dijo Mila con el corazón en la mano.