La ruptura entre Enrique Ponce y Paloma Cuevas, después de 24 años de matrimonio, ha sorprendido a más de una persona... Ha sido el auténtico bombazo informativo del verano y es que el extorero ha encontrado, de nuevo, el amor junto a Ana Soria, una joven almeriense de 21 años.

A pesar de que hay 30 años de diferencia entre ellos, la pareja continúa imparable y el diestro ha callado bocas a través de sus redes sociales con un contundente mensaje dedicado a todas las personas que critican su romance. Además, nos hemos percatado de otro hecho que puede poner fin a todo tipo de comunicación con su exmujer.

Artículo relacionado

"No nos puede ni el barro, ni el agua, ni los rayos", ha escrito Enrique en sus 'stories' de Instagram para dejar constancia que lo suyo con Ana va muy pero que muy en serio.

enrique ponce stories

Además, ni corto ni perezoso, ha dejado de seguir a Paloma en la red social citada anteriormente... Mientras que ella todavía está en su lista de seguidores. Un hecho que confirma que su matrimonio está más que acabado.

Su divorcio ha conseguido una repercusión mediática muy fuerte y por esa razón, tanto Enrique como Paloma, han decidido emitir un comunicación difundido a través de Twitter: "Viendo la repercusión mediática que estamos teniendo, queremos manifestar que nos encontramos en trámites de separación de hecho. El único fin de hacerlo público es para proteger nuestro entorno familiar y, en especial, a nuestras dos hijas menores de edad".

Artículo relacionado

Feliz de la vida con Ana

Después de toda la información que se ha ido recabando, Enrique ha decidido manifestarse sobre la chica de la que está enamorado y a la que "ha conocido hace unos meses". Además, se ha mostrado muy implicado en proteger a la familia de Ana: "Estoy muy ilusionado. Pido respeto por mi familia, por mis hijos, por la familia de Ana y por ella. Es una familia discreta y no han ido buscando nada de esto", relataba en directo para Telecinco.

Incluso José Luis, abuelo de la joven, ha manifestado el gran orgullo que siente por la relación de su nieta con Ponce: "Estoy muy contento porque creo que su felicidad puede estar ahí. Se lo merece".