Por suerte, todo ha salido bien. Paloma Cuevas no se separaba del lado de su padre, Victoriano Valencia, después de que este tuviese que ser ingresado debido a una serie de arritmias, tal y como adelantaba la revista ‘Hola’. La diseñadora, inquieta por la salud del diestro, permanecía junto a él a lo largo de las casi dos semanas que ha tenido que pasar en el hospital. Ahora, ya con su padre en casa, Paloma ha recibido el cariño de todos los suyos. También de Fabiola Martínez, que ha querido tener un bonito detalle para animar a su amiga.

Artículo relacionado

Son situaciones distintas pero que les han unido. Tanto Paloma Cuevas como Fabiola Martínez se encuentran inmersas en sus respectivos procesos de separación. Una más amistosa que la otra, según parece, pero que ha hecho que ambas mujeres se comprendan y encuentren puntos de unión que refuerzan, todavía más, su amistad. De ahí que la ex de Bertín Osborne haya querido estar al lado de la diseñadora en estos complicados momentos.

“Mi queridísima Fabiola. Mil gracias por esta belleza de flores. Son tan bonitas como tú”, escribe ahora Paloma Cuevas en su cuenta de instagram. La modelo ha recibido enormes ramos de flores tras darse a conocer la noticia, tal y como adelantaba ‘ABC’, del alta de su padre. Valencia, después de casi dos semanas de ingreso, se encuentra ya en casa recuperándose. No han sido días fáciles pero, al menos, las noticias son buenas y esperanzadoras.

Paloma Cuevas Fabiola Martínez

Paloma Cuevas agradece el enorme ramo de flores que le ha enviado Fabiola Martínez

Instagram @palomacuevasofficial

Discreta y reservada

Paloma Cuevas ha optado por mantenerse en un plano muy discreto. La diseñadora se encuentra centrada en sus hijas y en su vida profesional, de la que ha ido dejando pequeñas pistas de cara a emprender nuevos proyectos. Su separación de Enrique Ponce ha hecho que Cuevas prefiera guardar silencio -en contraste con la exhibición de amor pública de su ex junto a Ana Soria-. También el ingreso de su padre ha prefiero ser discreta y ocuparse de las cosas verdaderamente importantes.