En tiempos de coronavirus, nada como las conferencias virtuales para acercase a familiares y amigos, y también para atender, en el caso de las Casas Reales europeas, los compromisos oficiales que han tenido que modificar con motivo del confinamiento.

Artículo relacionado

Este miércoles estaba previsto que los príncipes Haakon y Mette-Marit de Noruega viajaran hasta Estocolmo para realizar una visita oficial a sus homólogos en Suecia, los herederos Victoria y Daniel. Sin embargo, como era de esperar, la reunión presencial ha sido cancelada, por lo que los cuatro royals se han puesto manos a la obra para comunicarse de la manera más "real" posible.

Victoria y Daniel de Suecia

Gracias a las imágenes que ambas Casas Reales han compartido en sus perfiles oficiales, se ha podido ver a las dos parejas participando en una videollamada que, si bien era una cuestión de Estado, se asemejaba más a una reunión de amigos. Haakon, Mette-Marit, Victoria y Daniel se han mostrado muy felices a través de sus pantallas, un gesto que corrobora la buena relación que existe entre las dos Coronas.

Desde su elegante residencia de Skaugum, en el caso de los príncipes noruegos, y desde el Palacio de Haga, los suecos, los cuatro miembros de la Realeza han tenido la oportunidad de informarse mutuamente sobre los desarrollos en ambos países dentro del marco de la pandemia provocada por el covid-19.

Príncipes de Noruega y Suecia

Las dos Casas Reales han mantenido numerosas conversaciones y visitas digitales en diferentes partes de la sociedad noruega y sueca durante el último mes, pero en esta ocasión también han hablado sobre el gran cambio que ha tenido lugar entre ambos países: la imposibilidad de viajar entre ellos. Los herederos a los tronos de Suecia y Noruega han expresado sus esperanzas de que en un futuro cercano puedan reunirse una vez más al otro lado de la frontera, calificándose entre ellos como "hermanos".

La reunión concluía con una cariñosa despedida en la que los príncipes Victoria y Daniel han prometido a sus homólogos una cálida bienvenida a su residencia en Estocolmo lo antes posible.

[Fotografías: Kungahuset]