Son muchas las consecuencias que está teniendo para Harry y Meghan su decisión de dejar de formar parte de la familia real británica. Lo de cambiar de vida era algo que ellos tenían claro desde hace mucho tiempo. Pero se están enfrentando a situaciones muy polémicas que les hubiera gustado evitar. Continúan agobiados porque pese a estar en Canadá, los fotógrafos siguen todos sus pasos. Han tenido que hacer frente a las críticas, entre ellas a las de algunos de sus familiares que no están de acuerdo con su nueva vida. Y a esto hay que añadir que económicamente también están sufriendo algunos contratiempos. Hace unos días anunciaron que se encargarán de abonar los tres millones de euros que costó el año pasado la reforma de Frogmore Cottage, su residencia oficial de Reino Unido. Pero esta no es la única cuestión económica a la que van a tener que hacer frente.

Artículo relacionado

Una de las grandes polémicas de la nueva vida de los duques de Sussex es quién se va a encargar de los gastos de su seguridad. Pese a dejar de ser miembros de la realeza el matrimonio tiene que tener un equipo que trabaje para mantener su seguridad en su día a día. Desde Buckingham Palace, para proteger a la pareja, no han querido dar detalles del acuerdo al que han llegado con ellos en torno a esta cuestión. Pero desde Canadá, lugar en el que ahora residen, sí que ha habido varios comentarios. Algunas autoridades dijeron que no les importaría abonar con dinero de los fondos públicos la seguridad de sus nuevos vecinos. Algo que fue muy criticado por muchos ciudadanos. Ahora todo apunta a que serán los Sussex los que tengan que pagar de su bolsillo estas medidas de protección.

Harry y Meghan

Entre las decisiones económicas que Harry y Meghan anunciaron cuando dieron a conocer su retirada estaba que ya no recibirían un sueldo financiado con dinero de los ciudadanos. Desde ahora se encargarán ellos de trabajar de forma privada para ganarse el sueldo. Pero se han encontrado con algo que no esperaban. Hace unos meses registraron en Reino Unido la marca Sussex Royal con la que explotan sus derechos de imagen. Pero no lo hicieron en otros países y ya hay lugares como Estados Unidos y otros países Europeos donde otras personas se han hecho con la marca. Ahora les toca gestionar este asunto.

Tazas Harry y Meghan

Mientras hacen frente a todas estas cuestiones económicas, desde Buckingham Palace también toman decisiones relacionadas con ellos. La última ha sido la de retirar los objetos conmemorativos de la boda de Harry y Meghan que hasta ahora se vendían a través de la Royal Collection. Una forma de que dejen de generar dinero y de restarles protagonismo.