De nuevo, Letizia luce de estreno en el que para ella es su tercer día de agenda oficial por las Islas Baleares. Desde su llegada a Mallorca, la reina consorte ha acompañado al rey Felipe durante las visitas del lunes por la tarde y el martes por la mañana, a las que también les acompañaban sus hijas, la princesa Leonor y la infanta Sofía.

Artículo relacionado

Después de una impactante primera aparición en la que deslumbraba con un vestido rojo, la nuera de la reina Sofía optaba por el blanco en la visita del martes, color que ha repetido para trasladarse hasta Menorca junto al rey Felipe. Concretamente han aterrizado en la zona de Alayor, donde han conocido la planta de producción de Coinga, dedicada a la elaboración del tradicional queso de Mahón.

Reina Leticia en Menorca
Gtres

Para rememorar una visita muy especial -los reyes estuvieron en Menorca hace quince años realizando una escapada similar-, Letizia ha apostado por un vestido en organza, de largo midi y tirantes con volante, firmado por Uterqüe. Se trata de un modelo de esta temporada que está disponible por 129 euros. Con tirantes y nido de abeja en la zona del pecho, la reina ha querido tener un guiño con la isla de Ibiza, que visitarán el próximo lunes.

Completa su estilismo con unas alpargatas de cuña en tono crudo, como viene siendo habitual en ella desde hace semanas para su ruta por España, y los pendientes de bambú en oro amarillo, que comparte con su hija Leonor y que Máxima de Holanda tiene en versión XXL. El toque de color lo ha puesto con una bolsa solidaria de tela de llengües (en lenguas) en azul y blanco, mismo modelo que lucía el pasado lunes en su visita a Petra.

Reina Letizia en Menorca
Gtres

Este último complemento lo firma Bolsas FQ, que destina los beneficios obtenidos a la Asociación Catalana de Fibrosis Quística. Su precio es de 20 euros, y con él, la reina Letizia vuelve a tener un gesto solidario y a convertirse en ejemplo de concienciación.

Para recogerse el pelo, de nuevo Letizia opta por una coleta alta, que el martes le copiaban sus hijas Leonor y Sofía durante su visita al centro Naüm, en el barrio de Son Roca de la isla de Mallorca.