La reina Isabel II ha querido agradecer a todos los ciudadanos que, tras le fallecimiento del duque de Edimburgo, el pasado 9 de abril, le enviaron algún mensaje de condolencias. Así, la monarca ha mandado decenas de cartas a personas de todo el país, entre las que se encontraba una pequeña de apenas cinco años de edad.

Artículo recomendado

Isabel II se lleva un tremendo susto: un periodista anuncia, por error, su muerte en directo

Isabel II se lleva un tremendo susto: un periodista anuncia, por error, su muerte en directo

Según ha publicado el diario Daily Mail, La pequeña, que acababa de comenzar a entender qué es la casa real británica, escuchó la noticia del fallecimiento del duque de Edimburgo y decidió escribirle una conmovedora carta a la reina Isabel II, en la que le preguntaba por sus perros y la dibujaba. “Sé que estás triste, así que he pensado que te gustaría esta foto”, afirmaba la pequeña en la bonita misiva.

Isabel II
Gtres

Un gesto que la monarca ha querido contestar y que ha pillado totalmente desprevenidos a la familia. Tal y como ha explicado la madre de la pequeña a la mencionada publicación, en la familia no se esperaban que la reina contestara y mucho menos tan rápidamente. Así, muy sonriente, la pequeña no ha dudado en posar con la carta. Un gesto que, además, humaniza a la reina Isabel II, quien ha vuelto a demostrar que está muy pendiente de todo lo que ocurre dentro del palacio de Buckingham.

Artículo recomendado

Isabel II reaparece en público con el duque de Edimburgo muy presente gracias a un conmovedor detalle

Isabel II reaparece en público con el duque de Edimburgo muy presente gracias a un conmovedor detalle

Tras la muerte del duque de Edimburgo, la reina Isabel II ha demostrado que continúa al pie del cañón. A pesar de su profunda tristeza, la monarca no ha desatendido en ningún momento sus labores al frente de la casa real británica. Eso sí, siempre con el príncipe Felipe en el recuerdo, ya que le ha dedicado bonitos homenajes, como el que tuvo lugar en su primer aparición tras el funeral, cuando decidió que lo mejor era retirar el asiento en el que se sentaba su marido y que podría haber ocupado su hijo, el príncipe Carlos.