Aunque a lo largo de los años se ha publicado casi todo sobre las casas de los diferentes miembros de la familia real británico, lo cierto es que sus propiedades no dejan de sorprender, como es el caso de la casa de campo Highgrove House en Gloucestershire, que pertenece al príncipe Carlos y Camilla de Cornualles.

Artículo relacionado

El heredero al trono y su mujer están pasando esta segunda cuarentena lejos de Londres. En concreto, ambos se encuentran alojados en su vivienda de Highgrove House, en donde ya pasaron el primer confinamiento e incluso el príncipe Carlos dio positivo en coronavirus. Una vivienda que, aunque se han publicado varios espacios de su interior, todavía tiene rincones de lo más desconocidos.

Carlos de Inglaterra y Camilla
Gtres

En su libro Not In Front Of The Corgis, el escritor Brian Hoey confirmó que la casa del príncipe Carlos y Camilla de Cornualles tiene su propia sala del pánico, la cual está totalmente preparada para una emergencia. “Contiene contenedores del grupo sanguíneo de Carlos y Camilla, alimentos y bebidas de larga duración, una armería, transmisores de radio equipados para obtener una señal incluso dentro de sus paredes de acero, purificadores de aire y baños químicos”, asegura en la publicación.

Una estancia totalmente diseñada para que la pareja tenga a mano todo lo que necesita en caso de tener que vivir en la habitación durante un periodo prolongado de tiempo o si tuvieran que hacer frente a una emergencia médica. La estancia, además, está construida con paredes revestidas de acero para que “si el resto de la casa se destruye, caiga intacta a la plata baja”.

Artículo relacionado

La habitación del pánico es, sin dudas, la estancia más peculiar de la vivienda del príncipe Carlos, que adquirió en 1980. No obstante, esta también tiene nueve dormitorios y seis baños. Aunque quizá su característica más impresionante sean los jardines, abiertos al público en verano.