A punto de celebrar su 95 cumpleaños el próximo abril, Isabel II no tiene ninguna intención de abdicar. Aunque en los últimos años se ha especulado mucho sobre la posibilidad de que la reina diera un paso atrás para que su hijo, el príncipe Carlos, se hiciera por el poder, lo cierto es que a la monarca no se le pasa por la cabeza debido a que considera que continúa estando en condiciones de servir a su país, tal y como ha confirmado una fuente a la revista People.

Artículo relacionado

“Ni su salud física ni mental están disminuyendo”, ha asegurado una fuente cercana a la monarca que ha confesado que está “en buen estado”. Es más, la reina Isabel II continúa montando a caballo, aunque ha cambiado de caballos a ponis ya que están “un poco más cerca del suelo”. Además, tampoco ha desatendido sus labores como la máxima representante de la casa real británica.

Isabel II y Carlos de Inglaterra

La reina Isabel II ha continuado al pie del cañón durante la pandemia del coronavirus a través de videoconferencia, algo que, según la fuente consultada por la mencionada publicación, le ha permitido no tener presión. “Es posible que este sea el único descanso leve que ha tenido en toda su vida”, ha asegurado.

Artículo relacionado

Desde el año 2018 se ha hablado mucho sobre la posibilidad de que la reina Isabel II pudiera dimitir. En especial, tras la biografía del príncipe de Gales que escribió Robert Jobson, quien aseguraba que si seguía viva a los 95 años lo consideraría. Sin embargo, un portavoz de la oficina del príncipe Carlos que esto no se estaba valorando: “No hay planes para ningún cambio a los 95 años o a cualquier otra edad”.

Una persona muy risueña

La mencionada publicación, además, también se ha adentrado en cómo es la reina Isabel II en la privacidad. Según el biógrafa Sally Bedell Smith, la monarca “es mucho más animada en privado que lo que el público ve”. Es más, asegura que tiene una gran habilidad para reírse de sí misma y es más que habitual oír sus carcajadas por palacio. Unas afirmaciones que chocan con la imagen que ella da de cara al exterior.