La revolución que ha supuesto el fallecimiento de la reina Isabel II en el seno de la Familia Real ha afectado, como no podía ser de otra forma, a los planes del príncipe Harry y Meghan Markle. Los duques de Sussex han tenido que tomar, in extremis, diversas decisiones que afectan a sus compromisos profesionales y también a sus obligaciones familiares. ¿Qué van a hacer con sus hijos a lo largo de estos días?

Artículo recomendado

Primera imagen del príncipe Harry y Meghan Markle con el rey Carlos III

Primera imagen del príncipe Harry y Meghan Markle con el rey Carlos III

Era el plan más lógico y también el esperado. Tal y como informan los medios británicos, los duques de Sussex permanecerán en Reino Unido hasta la finalización del período de luto por la reina Isabel II. Eso supone, claro, pasar muchos más días lejos de su hogar de lo que tenían previsto cuando viajaron hasta Reino Unido. Un cambio que ha implicado que Meghan y Harry toman otra decisión acerca de sus hijos.

Los pequeños Archie y Lilibeth se encuentran el cuidado de la madre de la duquesa pero puede que esto termine en breve. Los hijos de la pareja se reunirían con sus padres en Reino Unido para permanecer juntos hasta terminar el luto y los compromisos profesionales de la pareja tras el fallecimiento de la reina. Una decisión que Harry y Meghan habrían tomado tras el reencuentro con los príncipes de Gales. El buen entendimiento con la Familia Real ha suavizado la tensión existente.

Principe Harry Meghan Markle Rey Carlos

Primera imagen de Harry y Meghan Markle con el rey Carlos III

Getty

Un descanso para Meghan

También lógicamente, Meghan Markle ha paralizado la grabación de su podcast hasta terminar con los compromisos en Reino Unido. La duquesa de Sussex se encuentra acompañando a su marido y a su familia política en estos duros momentos. Este mismo martes por la noche se les podía ver acudiendo hasta Buckingham Palace para asistir a la recepción del féretro con los restos mortales de la monarca. Una imagen junto al ya rey Carlos III daba la vuelta al mundo. El reconciliación parece ya consolidada.