Hace unos días Meghan Markle se llevó un importante disgusto. La duquesa de Sussex perdía su primer asalto en la batalla judicial que mantiene contra algunos medios británicos. Después de que el juez desestimara algunas de las pruebas que la mujer de Harry aportó para defender su inocencia, ahora tendrá que hacer frente a las 67.000 libras por los gastos del proceso. Pero este solo fue el primero de muchos episodios en esta lucha. Y en el segundo la victoria ha sido para ella. Hace un año y medio la revista ‘People’ publicó un reportaje sobre la exactriz en el que cinco amigas, de forma anónima, hablaron de lo mal que llevaba formar parte de la familia real británica y de la mala relación que mantiene con su padre Thomas Markle.

Artículo relacionado

Es aquí donde está el problema. El medio británico ‘Mail on Sunday’publicó una carta que Meghan escribió a su padre cuando se casó con el príncipe Harry. La publicación de esta misiva es una de las cuestiones que denuncia Meghan. Desde el medio alegan que la publicaron como respuesta a ese reportaje en el que sus amigas hablaron sobre este tema y que por eso solicitaron que estas personas participaran en el proceso judicial. Pero desde un primer momento Meghan se ha negado a esto. Para defender su oposición a que sus amigas hablen siempre ha defendido que son mujeres anónimas, y ahora los tribunales le han dado la razón.

Meghan Markle

El juez encargado del caso ha determinado que es innecesario hacer público el nombre de esta personas, ya que esto podría suponer una intromisión en su intimidad. Para Meghan que le hayan dado la razón en este aspecto es muy importante, ya que de alguna forma pertenece a su vida privada. Para ella sus amigas son fundamentales en su día a día y tiene claro que va a hacer todo lo posible para protegerlas.