Si hay una relación que de alguna forma se ha visto afectada desde que Meghan Markle llegó a la familia real británica esa es la de la reina de Inglaterra y su nieto Harry.A Isabel II nunca le ha hecho especial gracia que la exactriz se convirtiera en la mujer que el duque de Sussex eligió para formar una familia. Pese a esto, la monarca intentó en varias ocasiones mantener una relación cordial con ella e incluso hubo una época en la que se llevaban muy bien. Pero después de algunos comportamientos de la duquesa de Sussex y en especial tras la decisión de llevar a cabo el ‘Megxit’, la soberana británica le hizo la cruz.

Artículo relacionado

La última forma de demostrarlo ha sido retirando de la web de la familia real en la que está publicada la biografía de Meghan todas las referencias a su lado feminista.Si hay algo que la duquesa de Sussex defiende muchísimo es la igualdad entre hombres y mujeres. Pero Isabel II ha decidido ahora borrar algunos párrafos para centrarse en que ahora ya no forma parte de la corona británica. Las referencias a Meghan se limitan a decir que "la duquesa de Sussex, se casó con el príncipe Harry en la Capilla de San Jorge, Windsor en mayo de 2018. El duque y la duquesa tienen un hijo, Archie Mountbatten-Windsor".

Harry, Meghan, Isabel II

Esto sucede al mismo tiempo que en la biografía 'Finding Freedom', que trata sobre Harry y Meghan y que verá la luz la próxima semana, se relata un episodio que enfrentó a ambas mujeres y en el que el hijo de Diana de Gales dio la cara por su pareja. Poco antes de casarse Meghan acudió al palacio de Buckingham porque quería probarse una tiara y exigió que se la dejaran. La responsable de custodiar las joyas en palacio se negó al decirle que esto había que solicitarlo con tiempo tal y como marca el protocolo. Y tanto Meghan como Harry tuvieron un enfado monumental con el personal de Casa Real. Esto indignó muchísimo a Isabel II, que no dudó en convocar a su nieto y pararle los pies.

Sin embargo, con el duque de Sussex en solitario, su actitud es completamente la contraria cuando nada tiene que ver con Meghan. Aunque en los últimos meses abuela y nieto han vivido algunas tiranteces y han discutido hasta llegar a algunos acuerdos, hay algo que la monarca tiene clarísimo. Harry siempre tendrá la puerta abierta para volver a la familia real cuando él quiera. En la biografía sobre la vida de los duques de Sussex se desvela que en un almuerzo que abuela y nieto compartieron poco antes de que el 'Megxit' se hiciera oficial, la reina le comentó que si quería dar marcha atrás en su cambio de vida, siempre podrá contar con ella.