Meghan Markle y el príncipe Harry han hecho frente a una semana de lo más intensa. La pareja anunciaba el pasado 14 de febrero coincidiendo con el Día de San Valentin, que estaban esperando su segundo hijo en común. Sin embargo, todo se torcía 24 horas después, cuando se confirmaba su entrevista con Oprah Winfrey, que desencadenó en su salida definitiva de la casa real británica, con la retirada de todos los patronazgos y honores militares.

Artículo relacionado

Días después, los duques de Sussex han demostrado que la vida sigue al participar en un gran evento en streaming de Spotify, una de las empresas con las que han firmado contratos millonarios tras el Megxit. Meghan Markle y el príncipe Harry han grabado un pequeño vídeo de apenas 20 segundos para el evento, en el que han contado todo lo que está por venir en uno de sus grandes proyectos, el podcast Archewell Audio.

Meghan Harry

Meghan Markle y el príncipe Harry reaparecen en un vídeo de Spotify

Spotify

"Creamos Archewell Audio para estar seguros de que alzamos esas voces que quizá no están siendo escuchadas y para escuchar historias de la gente”, asegura Meghan desde su vivienda de Santa Bárbara, a lo que Harry continúa: “Y la mejor parte es que perteneces a una comunidad que puedes compartir y que te va a dar el coraje de mostrar tus debilidades porque es un espacio seguro”.

Una intervención que podría haber sido grabada hace ya unas semanas, ya que, según Mirror, el príncipe Harry está confinado desde hace unos días para poder viajar en caso de urgencia a Reino Unido. Además, a Meghan Markle apenas se le nota su embarazo. La duquesa de Sussex eligió a conciencia su vestimenta para no dar ninguna pista sobre su futura maternidad.

Artículo relacionado

En concreto, Meghan Markle luce un diseño de la línea Citrus del diseñador Osca de la Renta. Inspirado en la naturaleza y fabricado en seda, la prenda tiene mucho volumen, lo que le permite disimular su embarazo a la perfección. Un vestido que, eso sí, no está al alcance de todos los bolsillos, ya que para adquirirlo son necesarios alrededor de 3.500 dólares (casi 3.000 euros), tal y como se puede ver en la página web de la marca de alta costura.