Si por algo aboga siempre Meghan Markle es por la sostenibilidad y el consumo responsable. En numerosas ocasiones la duquesa de Sussex ha defendido todo lo que tiene que ver con lo ecológico, ya sea a nivel de alimentación, moda o transporte. Pero muchas veces ha caído en contradicciones. Así fue cuando el pasado verano utilizó un avión privado que consumió mucho combustible para sus vacaciones y así ha sido ahora con su último look. Meghan Markle ha dado muestra de una gran contradicción con su último outfit, por el que ha sido muy criticada.

Artículo relacionado

El pasado viernes Harry y Meghan tomaron un avión para regresar a Canadá después de unos días fuera de casa. El medio británico ‘Daily Mail’ ha publicado en exclusiva unas imágenes en las que se puede ver a la pareja bajando del avión y en las que el outfit elegido por Meghan ha llamado mucho la atención por un detalle. El conjunto que ha llevado la mujer del príncipe Harry ha sido de lo más sencillo. Una camiseta de rayas azules y blancas y un pantalón vaquero en color negro han sido las prendas elegidas por Meghan para estar cómoda durante el viaje. Hasta aquí todo muy normal. Pero al ver sus complementos, las críticas no se han hecho esperar por la contradicción.

Meghan Markle

La exactriz ha transportado sus pertenencias en una bolsa que pertenece a una de las líneas ecológicas de la firma Prada. Está confeccionada con un material ecológico elaborado con desechos del océano y de la industria textil. Pero la bolsa tiene un precio de 1.380 euros, algo que ha sido muy criticado. Con los zapatos ha sucedido lo mismo. Meghan ha lucido unas bailarinas de la firma Rothy’s, conocida por convertir en zapatos las botellas de agua recicladas. En este caso su precio asciende a 95 euros. Así que por mucho que haya utilizado complementos con los que defiende lo ecológico, el hecho de que los dos sumen casi 1.500 euros ha hecho que no se entienda su decisión.