Mientras que todas las miradas están puestas en Meghan Markle y su esperadísima entrevista con Oprah Winfrey, Kate Middleton y el príncipe Guillermo continúan con su agenda oficial ajenos a todas las polémicas. Los duques de Cambridge han reaparecido este viernes 5 de marzo en un encuentro online en el que han conversado con familias que han utilizado un servicio telefónico de asistencia psicológica a menores.

Artículo relacionado

Un nuevo acto que ha servido para poner sobre relieve lo mucho que ha aumentado el protagonismo de Meghan Markle en las últimas semanas en detrimento de Kate Middleton. Si la duquesa de Cambridge se ha convertido en un valor seguro de la casa real británica, el paso adelante de la mujer del príncipe Harry han hecho que todas las miradas se aparten por momentos de ella para centrarse en el otro lado del charco.

Meghan Markle

Meghan Markle, durante la entrevista con Oprah Winfrey

CBS

Aunque ha continuado con su agenda, Kate Middleton ha mantenido un perfil mediático mucho más bajo de lo que tiene acostumbrados a los ingleses, mientras que Meghan Markle no para de acaparar titulares a la espera de que el próximo domingo 7 de octubre se publique finalmente su entrevista con Oprah Winfrey. En mitad de una guerra cada vez mayor con el palacio de Buckingham, la duquesa de Cambridge arrasa en protagonismo.

Todo mientras que Kate Middleton y el príncipe Guillermo se mantienen al margen de todas las polémicas. Los duques de Cambridge no se han pronunciado en ningún momento sobre los avances que la cadena CBS ha publicado en estos últimos días. En el último de ellos, Meghan Markle no dudaba en desgranar el turbio funcionamiento de la casa real británica, de la que algún día la pareja será la cabeza visible.

Artículo relacionado

En un movimiento conjunto con la casa real británica, los duques de Cambridge han optado por mantener su silencio habitual, aunque es posible que las opiniones de la pareja salgan a la luz. Todo mientras que continúan con sus agendas y reuniones mientras que Meghan Markle y el príncipe Harry les roban todo el protagonismo.