Desde que comenzó el nuevo confinamiento en Reino Unido, Kate Middleton y el príncipe Guillermo habían decidido quedarse en la vivienda que la pareja tiene en Anmer Hall. Entonces, le pidieron prestado a la reina Isabel II su residencia de Sandringham para sus reuniones por videoconferencia. Sin embargo, con la desescalada a la vuelta de la esquina, los duques de Sussex van a tener que volver a Londres para que sus hijos puedan asistir al colegio y, con ello, se van a tener que adaptar a un nuevo lugar de trabajo.

Artículo relacionado

Así, la duquesa de Sussex va a tener que volver al salón de Kensington Palace desde el que ya presidió varias videollamadas en la recta final de 2020. Unos actos que permitieron a todos los seguidores de la casa real británica descubrir algunos secretos de este lugar de palacio. Entre ellos, la mujer del príncipe Guillermo mostró varias fotografías de toda la familia.

Desde los retratos de cumpleaños más recientes del príncipe George, hasta el primer día de clase de la princesa Charlotte, también había sitio para el pequeño de la familia, el príncipe Louis, o el príncipe Guillermo. Unas fotografías que, eso sí, parecen ir de un lugar a otro.

Artículo relacionado

Los duques de Sussex también han exhibido estos retratos durante el tiempo que han estado teletrabajando en la residencia de Sandringham, lo que demuestra que Kate Middleton y el príncipe Guillermo no dudaron a la hora de llevarse estas fotografías familiares a la casa de la reina Isabel II durante el tiempo que pasaron fuera de Kensington Palace, aunque en realidad pertenecían a su vivienda habitual. Habrá que esperar, eso sí, a que finalmente se trasladen de nuevo a Londres para ver si el nieto de Isabel II y su mujer vuelven a mostrar orgullosos las instantáneas de los más pequeños de la casa.