Desde un inicio se dijo que este verano no habría posado real, lo que no significa que no fuéramos a ver a la reina Letizia y a sus dos hijas, la princesa Leonor y la infanta Sofía, durante sus vacaciones mallorquinas. Hoy, la reina y sus hijas han aparecido por sorpresa en las instalaciones del Real Club Náutico de Palma para acompañar al rey Felipe que, un día más, se ha embarcado a bordo del 'Aifos' para participar en la Copa del Rey de vela, la competición más importante de cuantas se celebran en aguas de Mallorca.

Artículo relacionado

Letizia y sus hijas han saludado a su llegada a quienes, seguramente, se han sorprendido con su presencia. Allí, además, han saludado y aplaudido al regatista mallorquín Juan Cardona, medalla de bronce en los Juegos de Tokio.

Bien es cierto que no es la primera vez que la Reina y sus hijas se dejan ver por el club, un hecho que al rey Felipe le llena de satisfacción, pese a que no puede compartir con ellas su afición a la vela. Ni Leonor ni Sofía parecen haber heredado de su padre, de su abuelo Juan Carlos y de su bisabuelo don Juan la pasión por el mar.

Letizia y sus hijas despiden al rey

A punto de subir al 'Aifos', el barco de la Armada en el que regatea el rey, este se despidió de la reina Letizia y de sus hijas, Leonor y Sofía.

Gtres

Leonor y Sofía ni siquiera participaban en los cursos de vela que su abuela, la reina emérita Sofía, pagaba todos los veranos a sus nietos, Froilán y Victoria Federica Marichalar, y Juan, Pablo, Miguel e Irene Urdangarin. Con esos cursos que tomaban en la Escuela de Vela de Calanova, todos los nietos de los eméritos aprendieron a manejarse con las embarcaciones de vela ligera, cosa que con Leonor y Sofía, por razones que desconocemos, no ha sido así.

Parece que, en ese sentido, Leonor y Sofía se parecen más a su madre, la reina Letizia, que prefiere viajar y disfrutar de actividades culturales antes que la práctica de deportes como el esquí y la vela, las aficiones favoritas del rey Felipe.