Kate Middleton ha protagonizado su primera aparición en un acto oficial tras el fallecimiento de Isabel II. Aunque el sábado hizo una breve aparición a las puertas de Windsor con el príncipe Guillermo y los duques de Sussex, no ha sido hasta hoy cuando ha formado parte de uno de los cortejos fúnebres de la monarca. Para este evento en el que ha vuelto a coincidir con Meghan Markle, la duquesa de Cambridge no ha dejado su look a la improvisación. Kate Middleton ha vestido de luto con un estilismo en el que no han faltado los guiños a Isabel II y también a la reina Camilla. Pero hay algo más que no ha pasado desapercibido, que es que también ha hecho referencia a Lady Di a través de sus joyas.

Artículo recomendado

Meghan Markle se desmarca de la familia real británica con un look de luto con declaración de intenciones

Meghan Markle se desmarca de la familia real británica con un look de luto con declaración de intenciones

Al ver a Kate Middleton, todas las miradas han ido a parar a su broche. Ya se sabe que este accesorio era uno de los favoritos de Isabel II, y ya solo con eso la princesa de Gales le ha rendido homenaje. Pero ha ido más allá al llevar uno que perteneció a la soberana. Kate ha llevado un broche en forma de hoja en el que no faltan las perlas, los diamantes y el oro amarillo. Se trata de una pieza que Isabel II llevó varias veces durante su tiempo en el trono. Pero no ha sido la única de la familia que lo ha llevado. En 2017, la ahora reina Camilla lo llevó. Así que de alguna forma Kate también le ha hecho un guiño a ella. Pero si algo ha llamado la atención, ha sido que en un día tan señalado no se ha olvidado de Lady Di.

Kate Middleton

El broche y los pendientes de Kate Middleton.

Gtres

Son muchas las ocasiones en las que Kate Middleton ha llevado joyas que pertenecieron a Diana de Gales. Aunque hoy el acto tenía a Isabel II como protagonista, la princesa de Gales no ha querido olvidarse de su suegra. Kate se ha puesto unos de los pendientes que pertenecieron a Lady Di. En concreto, los de perlas y diamantes con forma de lágrimas que se han convertido ya en una de las joyas más icónicas de su joyero.