Isabel II se va a convertir en la gran ausente de una de las tradiciones más queridas y esperadas de la agenda. Tras dos años sin celebrarse por la pandemia del coronavirus, por fin van a volver al palacio de Buckingham y al de Holyroodhouse las conocidas como ‘garden parties’, unas fiestas que se celebran cada mayo en los jardines de ambas residencias para agradecer a los diferentes grupos de la sociedad británica el servicio público que han realizado por el país. Este 2022, eso sí, tendrán lugar sin la presencia de la monarca.

Artículo recomendado

La reina Isabel II vuelve al trabajo sin bastón ni rastro de sus problemas de movilidad

La reina Isabel II vuelve al trabajo sin bastón ni rastro de sus problemas de movilidad

Tal y como ha confirmado el palacio de Buckingham en un comunicado, pese a que se va a recuperar la que es una de las tradiciones más especiales para Isabel II, la monarca no va a participar en las mismas. Serán, por lo tanto, otros miembros de la familia real británica los que represente a la soberana en este evento, que se celebrará los días 11, 18 y 25 de mayo en el palacio de Buckingham. Además, también se organizará otra el 29 de junio en el palacio de Holyroodhouse en Edimburgo.

Isabel II

La reina Isabel II, durante una de las fiestas en los jardines del palacio de Buckingham en 2019

GTRES

Una decisión que llega en un momento delicado de salud para la reina Isabel II. Sus problemas de movilidad han llevado a la monarca a no realizar apariciones fuera del palacio de Windsor. Es más, incluso estuvo en duda hasta el último momento que apareciera en el homenaje al duque de Edimburgo.

Artículo recomendado

El Príncipe Harry desvela la razón por la que quiere que sus hijos vean a Isabel II cuanto antes

El Príncipe Harry desvela la razón por la que quiere que sus hijos vean a Isabel II cuanto antes

Por ello, no es de extrañar que la casa real británica haya decidido que la monarca se pierda uno de sus eventos favoritos, pero en los que tendría que haber estado de pie durante más de una hora y moverse de grupo en grupo para saludar a los más de 30.000 invitados que pasan por los jardines de Buckingham y Holyroodhouse durante estas fiestas. Un tiempo de pie que, actualmente, la monarca no podría aguantar sin resentirse, por lo que va a tener que renunciar a estas apariciones.