La reina Isabel II ha regresado este jueves 28 de abril al trabajo tras celebrar su 96 cumpleaños. Si ayer dejaba la finca de Sandringham para regresar al castillo de Windsor, donde este mismo año ha establecido su residencia habitual, la soberana ha dado hoy un nuevo paso para recuperar su rutina al presidir una audiencia pública.

Artículo recomendado

El Príncipe Harry desvela la razón por la que quiere que sus hijos vean a Isabel II cuanto antes

El Príncipe Harry desvela la razón por la que quiere que sus hijos vean a Isabel II cuanto antes

En concreto, la reina Isabel II ha recibido en el palacio de Windsor al presidente de Suiza, Ignazio Cassis, y a su mujer, Paola Cassis. Frente a otras audiencias que ha protagonizado por videollamada, en esta ocasión la soberana ha optado por recibirlos en persona y lo ha hecho de pie y sin bastón, algo especialmente llamativo si se tiene en cuenta que en los últimos meses los problemas de movilidad de la monarca han sido constantes, hasta el punto de que su presencia en el funeral del duque de Edimburgo estuvo en el aire.

Isabel II

La reina Isabel II reaparece en una audiencia pública sin bastón

GTRES

Es más, en todas sus últimas apariciones (incluso las que se habían producido dentro del palacio de Windsor), la reina había llevado un bastón y había reconocido que no se podía mover con facilidad, por lo que ahora al desprenderse de él parece dejar claro que se encuentra algo mejor de este problema de salud.

Algo que han confirmado también varias fuentes reales al diario ‘The Mirror’. Según esta publicación, la reina ha vuelto de Sandringham “refrescada y revitalizada” después de estos días de descanso, en los que ha celebrado su cumpleaños.

Artículo recomendado

La reina Isabel II ya tiene su propia Barbie: así es el homenaje de Mattel por su Jubileo

La reina Isabel II ya tiene su propia Barbie: así es el homenaje de Mattel por su Jubileo

Algo mejor de salud, la reina Isabel II se prepara ahora para las celebraciones de su Jubileo de Platino, que tendrá lugar el próximo junio y en el que se espera que la monarca tenga aun papel importante, pese a que sus apariciones públicas en los últimos meses han estado muy limitados e incluso se ha visto obligada a cancelar algunos actos debido a sus problemas de movilidad.