Isabel II ha tenido que hacer frente en las últimas horas a los momentos más duros de su vida. Tras pasar juntos más de 70 años, la monarca se despedía para siempre el pasado sábado 17 de abril del duque de Edimburgo. Arropada por sus hijos y nietos, su majestad quiso tener un último gesto de amor hacia su marido tras tantos años de apoyo incondicional.

Artículo recomendado

Príncipes Guillermo y Harry: los detalles inéditos de su conversación más esperada

Príncipes Guillermo y Harry: los detalles inéditos de su conversación más esperada

En concreto, Isabel II escribió de su puño y letra una carta que estuvo sobre el féretro de su marido, el duque de Edimburgo, durante todo el funeral. Junto al estandarte personal del príncipe, su gorro naval y una corona blanca de flores como lirios, rosas o jazmín descansaba una tarjeta blanca con bordes negros, para cumplir con las estrictas normas de protocolo y duelo de la casa real británica.

Isabel II

Isabel II, en el entierro del duque de Edimburgo el pasado sábado 17 de abril

GTRES

En ella, Isabel II escribió tan solo cuatro palabras, pero muy significativas. Según ha desvelado la revista Hello!, se podía leer: “En memoria del amor”. Un detalle con el que la monarca quiso rendir homenaje al hombre del que estuvo enamorada desde que tenía 13 años y con el que ha tenido cuatro hijos en común. Una nota que firmó como Lilibeth, el nombre con el que se refieren a ella las personas más cercanas, y que también fue el elegido por los Reyes de España, don Felipe y doña Letizia, en el telegrama que le enviaron para transmitirle sus condolencias.

Artículo recomendado

Meghan Markle, presente en el funeral del duque de Edimburgo a través de un significativo detalle

Meghan Markle, presente en el funeral del duque de Edimburgo a través de un significativo detalle

Este no fue el único gesto que Isabel II quiso tener con su marido durante el funeral. Según ha publicado el diario Daily Mail, la monarca llevaba en su bolso una fotografía en la que aparecía junto al duque de Edimburgo en Malta, lugar muy especial para ellos, ya que pasaron la primera etapa de su matrimonio. Además, también cogió algunos pañuelos de tela personales del príncipe.