A lo largo de su vida, Isabel II ha acudido a innumerables actos de diferente tipo. Pero sin duda, la aparición de hoy ha sido la más triste hasta la fecha. La soberana británica ha despedido hoy al duque de Edimburgo, el hombre de su vida. Ochos días después del fallecimiento de Felipe de Edimburgo ha tenido lugar su funeral. Isabel II ha estado acompañada por toda su familia en este momento tan complicado. Sus hijos y sus nietos han estado a su lado en un funeral en el que se ha visto a la monarca más triste que nunca.

Artículo relacionado

Para la ocasión, Isabel II ha lucido de riguroso luto. Con un traje de chaqueta y falda en color negro, la reina de Inglaterra ha llegado a la capilla de San Jorge visiblemente emocionada. Como no podía ser de otra forma, ha estado en primera línea en el último adiós de su marido y se ha mostrado más afectada que en ninguna otra aparición. Ella, que aunque haya polémicas siempre transmite una imagen de fortaleza, inevitablemente hoy se ha emocionado más que nunca.

Isabel II

Isabel II a su llegada al funeral.

Gtres

El fallecimiento del duque de Edimburgo y el funeral celebrado hoy, también ha supuesto una dificultad añadida para ella teniendo en cuenta la situación familiar. El entierro de Felipe de Edimburgo ha supuesto el regreso del príncipe Harry a Reino Unido y la reaparación del príncipe Andrés en un acto familiar. Así que Isabel II ha tenido que tomar decisiones respecto a la organización del entierro teniendo en cuenta la presencia de su hijo y su nieto, además de todas las medidas que ha habido que tomar debido a la pandemia.