Si el pasado miércoles era la princesa Leonor la que regresaba a las aulas tras unos meses de lo más atípicos, este viernes 11 de septiembre le ha tocado el turno a su hermana, la infanta Sofía. La hija pequeña de los Reyes ha comenzado 2º de Educación Secundaria Obligatoria (ESO) en el colegio privado Santa María de los Rosales. Una vuelta al cole atípica en la que las jóvenes han tenido que empezar en días distintos para evitar aglomeraciones.

Poco antas de las 8.30 horas, el Audi RS6 que la Familia Real utiliza para sus desplazamientos privados ha llegado a la escuela, que se encuentra en el madrileño barrio de Aravaca. En esta ocasión, ha sido doña Letizia la que conducía el coche, en lugar de don Felipe, quien estuvo presente el pasado miércoles. La ausencia de la Consorte en el primer día de colegio de Leonor llamó mucho la atención, aunque todo tenía una explicación. Los Reyes han decidido turnarse para llevar a sus hijas y cumplir así las recomendaciones del centro, que dictaban que los alumnos acudieran acompañados solo por uno de sus dos progenitores.

Reina Letizia
GTRES

Si el primer día, Sofía acompañó a Leonor -aunque se tuvo que quedar dentro del coche-, hoy ha sido al contrario. La princesa de Asturias ha estado en todo momento al lado de hermana e incluso le ha cedido el asiento delantero del vehículo para darle todo el protagonismo en su vuelta a las aulas.

Artículo relacionado

Una vez en el centro, Letizia se ha quedado en el coche mientras que las dos hermanas bajaban, pasaban el control de temperatura y entraban a las aulas. La hija pequeña de los Reyes comienza sus estudios en 2º de la ESO, mientras que Leonor se encuentra en 4º. Por ello, es más que complicado que las jóvenes tengan algún contacto dentro del centro. El colegio Santa María de los Rosales ha puesto en marcha un protocolo sanitario en el que se especifica que los diferentes grupos no se mezclaran ni en el patio, donde cada uno ocupará un determinado área.

Princesa Leonor infanta Sofía
GTRES

Una vuelta al cole muy distinta a la que vivieron el pasado 2019. Entonces, las hijas de los Reyes comenzaron las clases el mismo día y estuvieron acompañadas de sus padres, quienes entraron a pie en las instalaciones educativas. Allí permanecieron alrededor de media hora. Este 2020, en cambio, tendrán el acceso restringido, salvo “para situaciones justificadas”. Una nueva normalidad a la que tendrán que acostumbrarse poco a poco.