Las polémicas no cesan para Harry y Meghan. Los duques de Sussex se han metido en más de un lío desde que tuvo lugar el ‘Megxit’ el pasado 31 de marzo. Los gastos de su seguridad privada, su mudanza a Estados Unidos, el conflicto protagonizado por la amiga de Meghan Jessica Mulroney o su lucha contra algunos medios de comunicación británicos son algunos de los conflictos que les persiguen. Ahora hay algo más que ha levantado infinidad de comentarios y que tiene mucho que ver con su etapa como miembros de la realeza. Los duques de Sussex han sorprendido al utilizar su sello real en una carta que han enviado a una organización benéfica.

Artículo relacionado

El nieto de la reina de Inglaterra y su mujer han enviado un escrito a Street Games, una organización que se dedica a ayudar a niños y jóvenes necesitados a través del deporte. En la firma aparecen una H y una M entrelazadas con el símbolo de la corona. ¿Qué sentido tiene que utilicen esto si ya no forman parte de la familia real británica? Esta ha sido una de las preguntas más repetidas del día en Reino Unido y muchos no han entendido que hagan uso de este símbolo, considerando que lo están utilizando en su propio beneficio.

Harry y Meghan

Pero lo cierto es que no resulta tan extraño que hagan uso de él. Por un lado no hay que olvidar que aunque ya no son miembros de la corona y que Isabel II les retiró algunos de sus títulos y les prohibió usar la marca Sussex Royal, el símbolo de la corona en su monograma lo que indica es que Harry es uno de los descendientes del actual heredero al trono británico. Es decir, que por ser hijo de Carlos de Inglaterra tiene todo el derecho a utilizarlo. Este coronet (así es como se denomina a este símbolo) es el mismo que utilizan el príncipe Guillermo y Kate Middleton, ya que el duque de Cambridge también es descendiente de Carlos de Inglaterra.

Y por otra parte hay que tener en cuenta que no son los primeros miembros de la familia real británica que dejan de formar parte de la institución y que siguen haciendo uso de este monograma. Ya lo hicieron en su día Diana de Gales y Sarah Ferguson. Pese a sus divorcios de Carlos de Inglaterra y Andrés de York, ambas continuaron poniendo el monograma en sus firmas.