Tan solo falta un día para que el ‘Megxit’ se haga efectivo y que el príncipe Harry y Meghan Markle dejen de formar parte de forma oficial de la familia real británica. Los duques de Sussex llevaban tiempo meditando la decisión y en enero decidieron comunicársela a Isabel II. La reina de Inglaterra intentó encajar lo mejor posible la noticia y de forma pública ha mostrado su apoyo a su nieto y su mujer en alguna ocasión. Pero para que la monarca británica aceptara la decisión de Harry y Meghan hubo unas negociaciones en las que les impuso algunas condiciones. Que no recibirían un salario público o que en doce meses se haría una revisión de su trabajo fueron algunas de ellas. Pero además de estas hubo una que al príncipe Harry le dolió especialmente.

Artículo relacionado

La reina de Inglaterra le dijo a su nieto que si se quería acoger al ‘Megxit’ tenía que renunciar a sus nombramientos militares. Para Harry todo lo relacionado con lo militar es muy importante. Durante años se ha formado en este ámbito, ha estado destinado en misiones en lugares como Afganistán, son numerosas las ocasiones que ha lucido uniformes militares, cuenta con algunos nombramientos como el de Capitán General de los Royales de la Marina y son varias las organizaciones del sector con las que colabora. De hecho una de sus últimas apariciones como miembro de la realeza la hizo hace unas semanas en el Royal Albert Hall con un uniforme militar.

Príncipe Harry

Ahora Harry ha hablado y ha dicho sentirse “devastado” con lo que considera una “obligación” impuesta por su abuela que no termina de entender. Pese a que al duque de Sussex le dolió que su abuela le diera a elegir entre el ‘Megxit’ y sus títulos militares, él siempre lo tuvo claro. No iba a haber ninguna condición que cambiara la decisión que había tomado junto a su mujer.