Ser la nuera de Isabel II no es fácil. Contentar a una de las mujeres más influyentes del mundo, seguir sus normas a rajatabla y hacer felices a sus hijos son algunas de las pautas que no pueden olvidar las mujeres de sus hijos en el día a día si quieren mantener una buena relación con ella. La reina de Inglaterra tiene tres nueras. Una es Camilla Parker Bowles, la mujer del príncipe Carlos de Inglaterra. Otra es Sophie de Wessex, la esposa de su hijo Eduardo. La tercera es Sarah Ferguson, que aunque desde hace años está divorciada del príncipe Andrés, nunca ha dejado de formar parte del círculo más cercano de la familia real británica. Y como suele ocurrir en estos casos, entre ellas tres la reina tiene una favorita. Así lo ha dejado ver esta semana durante un evento en el que ha tenido lugar un gesto muy tierno con el que se ha demostrado que tiene una relación muy afectiva con una de estas tres mujeres.

Artículo relacionado

Y no es Camilla Parker Bowles ni tampoco Sarah Ferguson. La nuera predilecta de Isabel II es Sophie de Wessex. Suegra y nuera han asistido a un evento de una fundación de la que las dos forman parte. Allí Sophie ha dado un discurso en el que se ha referido a la madre de su marido el príncipe Eduardo como “mamá”. Algo que demuestra que entre ellas existe una relación de lo más estrecha y que son como madre e hija. El comienzo de su relación no fue nada fácil. Hace veinte años, cuando Sophie comenzó su relación con el padre de sus hijos, salieron a la luz unas grabaciones en las que criticaba a la soberana británica. Pero con el paso de los años sus gestos han hecho que se convierta en la nuera preferida.

Isabel II y Sophie de Wessex

Entre esos gestos hay uno que la reina de Inglaterra valora especialmente, y es su discreción. Si algo pide Isabel II a quienes entran a formar parte de su familia es que no hablen de su vida privada y que no expongan sus problemas en público. Esto es algo que Camilla Parker Bowles y Sarah Ferguson no siempre han cumplido, mientras que Sophie sí que lo ha tenido muy presente en todos estos años. Algo con lo que tiene conquistada a su suegra.