El pasado 9 de abril de 2021, Felipe de Edimburgo fallecía a los 99 años de edad. Una triste noticia por la que la realeza británica se enfrentaba a uno de los varapalos más duros después de un año marcado por la pandemia provocada por la Covid-19 y por la polémica generada por Meghan Markle y el príncipe Harry tras llevar a cabo el 'Megxit'. El príncipe Carlos fue una de las personas que más dolor mostró en el funeral que se celebró en Londres en honor al marido de Isabel II y, un mes después de ese evento que paralizó el país, ha aprovechado la ocasión para confesar cómo está haciendo frente a la pérdida de su padre, una situación que ha extrapolado a la de muchas familias.

Artículo relacionado

El príncipe Carlos ha lanzado un importante mensaje a la comunidad musulmana residente en Reino Unido, ahora que se acercan al final del Ramadán, y ha empatizado con todos aquellos que han atravesado momentos críticos desde que estallara la pandemia en marzo del 2020.

"El último año sé que ha sido un gran desafío para todos nosotros y soy muy consciente del impacto de la pandemia en la comunidad musulmana", ha revelado el príncipe Carlos con profundo pesar y mostrando su lado más sensible al público.

Artículo relacionado

"Este año, muchas familias como la mía, tendrán un asiento vacío y los amigos ya no podrán abrazarse después de las oraciones del Eid (fin del mes del Ramadán). Solo puedo decir lo profundamente entristecido que estoy por esta trágica situación. Mi corazón está con todos aquellos que han perdido a sus seres queridos", ha concluido brindando todo el apoyo del mundo a las personas más necesitadas.

Para el príncipe Carlos, el Duque de Edimburgo era una persona muy especial y así lo dejó claro en una carta de despedida: "Era una figura muy querida y apreciada e imagino que se sentiría profundamente conmovido por la cantidad de muestras de cariño de todas las personas que también creo comparten nuestra pérdida y nuestra tristeza".