Una de las personas que más se decepcionó cuando Harry y Meghan anunciaron que llevarían a cabo el ‘Megxit’ fue el príncipe Carlos. Al padre del duque de Sussex le costó asumir que su hijo tomara esta decisión por amor, y también le dolió por el gran cariño que siempre ha tenido por Meghan Markle. En los último meses el hijo de Isabel II ha mostrado su malestar con su nuera con gestos como el que tuvo el día del cumpleaños de Archie. Compartió una foto en la que aparecía junto a su hijo y su nieto pero en la que no había ni rastro de su nuera. Pese a esto, es uno de los que ha permanecido de alguna forma al lado del matrimonio y le resulta inevitable sentir cariño por la madre de su nieto. Durante el tiempo que Meghan perteneció a la familia real, él no ha dudado en demostrárselo de diferentes formas.

Artículo relacionado

Una de las más evidentes fue el día de su boda. Fue el heredero al trono británico el encargado de acompañar a Meghan hasta el altar. Ante la ausencia de Thomas Markle, el padre de la duquesa de Sussex, Carlos de Inglaterra no dudó en ser él el que hiciera el paseo junto a su nuera para llevarla hasta donde estaba Harry. Y ahora en ‘Finding Freedom’ se ha desvelado una curiosidad que demuestra la relación tan cómplice que siempre han tenido. Se trata del mote con el que el marido de Camilla Parker Bowles se refiere a la exactriz. El nombre con el que hace referencia a Meghan desde nada más conocerla fue Tungsteno. Se trata de un metal que es muy resistente y que aunque tiene una dureza similar a un diamante, es más elástico. Algo que según él le recuerda mucho a Meghan.

Meghan, Camilla, Carlos, Harry

En la biografía los autores aseguran que “a Carlos de Inglaterra le gustan las mujeres fuertes y seguras. Por eso entablaron rápidamente una excelente amistad, porque Meghan es brillante y consciente de sí misma. También porque con su boda cambió para hacer mejor a su querido hijo Harry, algo que Carlos agradece enormemente”. Con estas palabras queda claro que pese a la brecha que ha causado el ‘Megxit’, el hijo de Isabel II siempre mantuvo una opinión muy positiva sobre su nuera.