Si hay una prioridad en la vida de Harry y Meghan es el pequeño Archie. Cada uno de los pasos que dan, lo hacen teniendo muy en cuenta al pequeño. De hecho uno de los principales motivos por el que llevaron a cabo el ‘Megxit’ fue que su hijo se alejara de la exposición pública de la familia real británica y que no estuviera sometido al protocolo que exige ser miembro de la familia de Isabel II. Decidieron que el mejor lugar para que el pequeño crezca y viva su infancia es Los Ángeles. De allí es su madre y allí viven muchos familiares y amigos de la exactriz. Así que no dudaron en hacer las maletas y allí están desde entonces. Pero el hecho de que ahora el matrimonio y su hijo residan en Estados Unidos, puede traer una consecuencia para el pequeño que no gustará nada a la reina de Inglaterra y al resto de la familia.

Artículo relacionado

En caso de que Harry y Meghan tomaran la decisión de divorciarse, el pequeño se tendría que quedar en su país de residencia hasta la mayoría de edad. Es decir, si se diera el caso no podría trasladarse a vivir a Reino Unido. Así lo ha contado la experta en la familia real británica Colin Campbell. Existe una ley en los países que pertenecen a la Convención de La Haya que dice que “si el hogar del matrimonio está en Inglaterra y se divorcian o se separan, el niño debe quedarse en Inglaterra hasta que tenga 18 años salvo que las dos partes consientan lo contrario”. Y esto es algo que también ocurre en el caso de Estados Unidos. Por tanto, si ahora los duques de Sussex se separaran, por mucho que Harry regresara a Reino Unido el pequeño no podría irse a vivir con él.

Archie

Solo podría poner rumbo a Londres en el caso de que Meghan Markle diera su consentimiento. Tan solo hay un supuesto en el que podría darse otra situación, aunque tampoco es seguro. Cuando el príncipe Carlos suba al trono británico, sus nietos menores de edad pasarán a estar bajo su custodia. En ese caso y teniendo en cuenta su título de monarca, podría solicitar el regreso de Archie a Reino Unido. Pero sabiendo que las normas que dicta la Convención de La Haya son muy estrictas, es probable que esto tampoco fuera suficiente.