Aun así, se plantea volver a operarse

Carmen Borrego habla de su mal trago con la operación de papada

La pequeña de las Campos llegó a replantearse por qué se había sometido a una reducción de papada y admite que en casa no se gusta tanto

Carmen Borrego Campos Terelu Campos María Teresa Campos
1 / 6

1 / 6

Carmen Borrego habla de su calvario con la operación de papada. El trance de Carmen Borrego

2 / 6

Pesadillas

3 / 6

Su 'contradicción'

4 / 6

Carmen Borrego portada. Afectada por los comentarios de sus compañeros

5 / 6

carmen borrego. ¿Próxima operación?

Más Sobre...

Operaciones estéticas Hijos de famosos Sábado Deluxe

23 de septiembre de 2018, 15:33 | Actualizado a

Carmen Borrego ha reaparecido ya radiante y rejuvenecida tras su operación de reducción de papada, algo que la ha acomplejado durante muchos años. Hace unos días podíamos ver por fin el nuevo rostro de la pequeña de las Campos y, aunque el cambio es notorio, Carmen admitía que no es oro todo lo que reluce y que, efectivamente, lo ha pasado muy mal durante los quince días que ha tenido que pasar aislada y sin salir de su casa.

"He tenido un sentimiento contradictorio con mi operación", confesaba Borrego anoche en 'Sábado Deluxe' ante las preguntas de sus compañeros. Y es que la hija de María Teresa Campos admitía que en ha tenido tiempo de sobra para pensar y, a la vez, replantearse por qué había tomado la decisión de cambiar su imagen. "Por qué he hecho esto", se decía Carmen. Uno de los motivos que le han hecho sentirse mal consigo mismo no era solo tener que estar en casa sin poder hacer muchas cosas, sino ponerse en esa situación de 'debilidad' al mismo tiempo que su hermana Terelu volvía a pasar por una recaída en su cáncer de mama. "Me he sentido culpable por sentirme mal por mi intervención viendo la que se le viene encima a mi hermana", explicaba.

Relacionado con esta noticia

Dejando de lado esos sentimientos, ya que las Campos son propensas a pelear entre ellas por su carácter pero también son inseparables y se quieren muchísimo, Carmen confesaba que su camino hacia la recuperación todavía no ha terminado. Y es que explicaba la menor de las hermanas que todavía tiene el cuello hinchado, lleva algunos puntos y hematomas. "No es lo mismo verte maquillada que verte en casa, ahí no me gusta tanto", reconocía la colaboradora. Aunque a muchas de las personas que se someten a cirugía estética les cuesta identificarse con su nueva imagen, ya que es chocante, Carmen afirma que lo está superando. "Me reconozco cada día más”, decía. Además, explicaba que sigue teniendo pesadillas en las que sueña que se le caen todos los dientes, algo que podría significar miedo o superación de obstáculos, según Gema López.

Somos conscientes de que, aunque está estupenda, todavía queda un tiempo para ver el nuevo rostro definitivo de Carmen Borrego. Eso sí, otros no han tenido tanto tacto (o es que, precisamente, tienen muchísima confianza con ella) al darle su opinión sobre su cambio de imagen. De hecho, la colaboradora ha admitido que le sentó mal lo que Lydia Lozano y María Patiño le dijeron cuando la vieron tras la operación. "Lo de Lydia me pareció una falta de respeto", aseguraba Carmen. Y es que la colaboradora dijo, irónicamente, "va a estar feliz de verse el cuello después de tanto tiempo". Las críticas de la presentadora no fueron tan poco sensibles, ya que Patiño le comentó que parecía tener la cara caída y el retoque no habría estado tan bien hecho como ella se esperaba. Carmen se sintió un poco dolida con sus comentarios, pero más bien por el trabajo del cirujano. ¿Habrán arreglado ya las cosas?

Noticias relacionadas

Te puede interesar...

Más Sobre...

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Lecturas?