A medida que los invitados a la boda de Belén Esteban van apareciendo en televisión, van relatando los detalles y las anécdotas del día más importante en la vida de la de San Blas. Y todos conocemos el carácter de María Patiño, su vehemencia y su famosa vena en el cuello, y parece ser que, en un momento muy puntual de la boda, lo sacó a relucir todo a la vez. El convite incluyó jamón serrano, huevos de codorniz con arroz, croquetas y canutillos de queso con bacalao, entre otras delicias. "El aperitivo fue muy variado y todo estaba cuidado al detalle", explicó María Patiño

Según confesó en el programa que presenta, 'Socialité', María estaba muerta de hambre a la hora de la cena. "Durante los aperitivos me puse a hablar y me olvidé de que tenía que comer". En la cena, los comensales degustaron salmorejo, dos tipos de sorbete (uno de piña y otro de mango) y, como plato principal, pudieron elegir entre solomillo o sushi. "Y en la cena, estaba yo deseando comerme el solomillo, pero los camareros no nos servían hasta que los novios no se sentaran en la mesa. Así que tuve que decirles a Belén y a Miguel que hicieran el favor de sentarse porque yo quería comerme el solomillo".

Artículo relacionado

Tras estas declaraciones no nos podemos quitar de la cabeza a la vena de Patiño, a su genio, y a los flamantes recién casados obedeciendo a pies juntillas a la presentadora que estaba, la pobre, muerta de hambre.

¿Y la tarta? María ni la vio. "No sé dónde estaba. Cortaron la tarta con una canción maravillosa, pero cuando se repartió yo desaparecí". Y es que la Patiño explicó que la cena no fue nada encorsetada y que ella estuvo moviéndose libremente por todas las mesas, y eso que la suya era una de las más animadas, con Antonio Rossi, Mila Ximénez, Manuel Zamorano y Laura Fa, entre otros... Así que la tarta, ni verla ni olerla. Patiño, por cierto, reveló que fue ella quien le quitó el zapato a la periodista de Badalona Laura Fa.

Sobre el banquete, María Patiño no pudo hacer mejor resumen: "Comimos y bebimos como cerdos".