Beatriz Retamal se ha convertido en la primera expulsada de Supervivientes 2020. La ganadora de 'Gran Hermano 17', más conocida como 'naranjita la lía', no ha podido superar el primer 'televoto' del reality y tras dos semanas de convivencia regresará a España tras perder una durísima batalla junto a tres pesos pesados de la isla: Ferre, que fue el salvado del público el pasado martes, Antonio Pavón y Rocío Flores.

Artículo relacionado

La ex gran hermana se ha medido en una votación final a Pavón y las dos habitantes de Playa Desvalida, Yiya y Vicky Larraz, y al final su nombre ha sido ele elegido. Y no se lo ha tomado nada mal, aunque en un primer momento confesó sus deseos de quedarse tras escuchar su nombre ha saltado de alegría. "Mamá, prepárame mucho mucho mucho chocolate y una hamburguesa. ¡Estoy muy feliz!", ha gritado emocionada.

La valenciana consiguió llevarse el maletín para casa en GH 17, donde convivió con Adara Molinero, pero no ha corrido la misma suerte en Supervivientes, donde ha sido la primera expulsada. La audiencia parece no haberle perdonado su arranque tímido en el concurso. Bea ha estado muy 'tranquila' en los primeros días en Honduras y su imagen quedaba muy lejos de la concursante reality guerrillera que la llevaron a la gloria en GH. Y si bien es cierto que en los últimos días ha despertado protagonizando sonados desencuentros no parece que haya sido suficiente.

Bea llevaba unos años alejada de la televisión, pero sa ruptura con Rodri, a quien conoció en Gran Hermano, hizo que volviese a estar en boca de todos, y de ahí a Supervivientes 2020. Ganadora de ‘Gran Hermano’ y una de las participantes más icónicas que dieron los últimos años de ediciones de anónimos del reality, Supervivientes ha 'podido' con su ánimo, pero ella encantada de la vida: "Con dos semanas para mí es más que suficiente", ha dicho exaltada antes de coger su saco y marcharse de la playa.