El próximo 23 de febrero es el cumpleaños de Anna Ferrer. Ese día, sin embargo, cae en miércoles y no sabemos si Anna Ferrer lo celebrará ese mismo día o lo trasladará al fin de semana, para que así sea más fácil la asistencia de sus invitados. Y es que Anna Ferrer ya está dándole vueltas a la cabeza sobre cómo quiere que sea su fiesta. Aún no tiene claro cómo piensa celebrarlo, pero sí quiere que sea algo inolvidable. "Acaban de irse mis amigos, que han estado aquí en casa para ayudarme a pensar cosas. Dentro de un mes es mi cumpleaños y como el año pasado no pudimos hacer nada, este año quiero hacer algo guay. Además, cumplo 25 años, que es como... oh, un cuarto de siglo", dijo Anna Ferrer. Para esa fecha, por otra parte, ya estará completamente recuperada de la intervención estética en la que se operó la nariz.

Artículo recomendado

Paz Padilla sorprende a su hija Anna Ferrer con un regalo que le ha hecho llorar

Paz Padilla sorprende a su hija Anna Ferrer con un regalo que le ha hecho llorar

A Anna Ferrer le encantan las fiestas de disfraces y las fiestas temáticas, algo que, sin duda, ha aprendido de su madre, Paz Padilla. Eran antológicas las fiestas que organizaba la humorista, sobre todo, mientras vivió su marido, Antonio Juan Vidal, que se unía con gran humor a las locuras de su mujer. Fiestas indias, como el holi, en el que los asistentes, vestidos de blanco, se lanzan unos a otros polvos de colores hasta terminar completamente teñidos; o fiestas chinas, en la que Paz decoraba todo el jardín de su casa madrileña con objetos de China y los asistentes debían, cómo no, disfrazarse de mandarines. Son fiestas multitudinarias que después comparte, feliz, en sus redes sociales.

Anna Ferrer

Anna Ferrer Padilla se operó recientemente de la nariz.

Instagram @annafpadilla

Anna Ferrer se ha contagiado de ese espíritu festivo de su madre, algo apagado, como es lógico, tras la muerte de su marido. "Ya sabéis lo que me gusta una fiesta temática y un disfraz. Se nos han ocurrido un montón de ideas. Va a ser increíble", dice Anna. El número de asistentes a la fiesta de su 25 cumpleaños no podrá ser muy alto, en primer lugar, por las restricciones de la pandemia, y por otro, porque tras mudarse a vivir con su novio, las dimensiones de su piso no son comparables con las dimensiones de la casa y el jardín que posee Paz Padilla en la localidad de Villaviciosa de Odón.

Cabe la posibilidad de que Anna le pida 'prestada' la casa a su madre. De hecho, estos días está en casa de Paz porque Iván, el novio de Anna, está en el piso confinado por covid, motivo por el cual no pudo acompañarla durante la intervención de la nariz. "Todo pasa por algo... hoy he entendido que necesitaba estar unos días en casa de mi madre, estar sola, desconectar del ritmo de Madrid y estar horas andando con mis perritas respirando aire fresco y pensando en mis cosas", ha comentado Anna.