Ángel Garó ha mostrado su peor cara una vez más en 'Gran Hermano VIP 6' y esta vez lo ha hecho en riguroso directo durante la octava gala de 'GH VIP: Límite 48 horas'. Todo comenzaba cuando tras ver unos vídeos sobre la convivencia en la casa, Miriam Saavedra le decía a Jorge Javier Vázquez que ella había vuelto a recibir insultos xenófobos por parte del cómico: "Me dice que me vuelva a mi país, a Peru". Algo que Ángel justificaba diciendo que lo dice sin ningún tipo de mala intención. Sea como fuere, la conversación ha ido subiendo de tono y el actor ha terminado perdiendo los nervios.

Artículo relacionado

"Sinvergüenza, bajuna, chusma. ¿Tú te crees que Perú se merece a alguien como tú? Esta muchacha no tiene oficio ni beneficio. Que me nominen por favor. No estoy acostumbrado a gente tan baja de verdad. Para mí es chusma. Jesucristo echó a la gente del templo con un látigo. Eres una especialista en meter mierda desde el principio", decía Ángel visiblemente enfadado y alzando mucho la voz. Miriam no daba crédito y apostaba por quedarse sentada en el sofá al lado de El Koala y del resto de sus compañeros.

La discusión subía tanto de tono por parte de Ángel que Suso no dudó en separarlo de Miriam y llevárselo fuera. Minutos después, el actor pedía que la audiencia lo votase para abandonar la casa: "Creo que no estoy haciendo un buen papel aquí. Por eso pide que la gente me eche. Y no lo veo como un fracaso, pero se acabó".

En plató, la discusión también estaba servida. Kiko Matamoros y Mila Ximénez se posicionaban a favor de Ángel al considerar que Miriam está jugando demasiado con el tema de la xenofobia. Jorge Javier se mojaba dictando sentencia: "Ángel mata moscas a cañonazos, pero dice verdades como puños".