Con todo el público de plató comiendo chocolatinas. Con esta 'pullita' tan dulce como hilarante ha sido recibida Anabel Pantoja en 'Sálvame'. La sobrina de Isabel Pantoja ha regresado muy feliz a plató después de quedar finalista en 'El tiempo del descuento'. Teniendo en cuenta que ha sido allí donde ha vivido momentos tan divertidos como para olvidar, no existía la menor duda de que alguna le iban a preparar tras su encierro en Guadalix.

El equipo del magacín de Telecinco le ha sacado a la primera la polémica más comentada en la que se ha visto envuelta durante su concurso. Y es que causó un gran revuelo cuando salió a la luz que había introducido comida en la casa furtivamente, una regla que estaba prohibido saltarse.

Artículo relacionado

Anabel aparecía por sorpresa esta tarde en 'Sálvame', pero se extrañaba porque no sonaba música triunfal a su paso. La prima de Kiko Rivera e Isa Pantoja, en cambio, ha bajado las escaleras en silencio sepulcral y rodeada de un público concentrado en las chocolatinas que estaban saboreando extasiados.

Precisamente, han sido debido a sus primos por los que sale de 'El tiempo del descuento' con una espina clavada en el corazón. Anabel ha confesado que estará eternamente agradecida a Irene Rosales por el gran esfuerzo de estar con ella en la final después del fallecimiento de su madre. De igual forma que a su prometido Omar Sánchez. Sin embargo, ha reconocido que echó de menos a Kiko y a Isa en un momento tan importante para ella. "A mis primos les eché de menos y me hubiera encantado que me viniesen a recoger, tal como yo lo hice en su momento, y saber así que están orgullosos de mí", declaraba.

Anabel Pantoja

La sobrina de la de 'Marinero de luces' también revelaba que, si bien no había hablado con su prima, sí que le había mandado "un mensaje muy bonito".

Artículo relacionado

Anabel, igualmente, no les guarda rencor, y está feliz de que los conflictos familiares se hayan suavizado con respecto a cómo dejó el panorama cuando entró en Guadalix. La tertuliana ha preferido quedarse con lo bueno y con la valiosa enseñanza que le ha traído el concurso: "Me llevo haber comprobado que tengo mucha paciencia, que sé convivir con chicos y que sé aguantar, porque necesitaba a mi gente, a mi chico, a mi familia, el chocolate... No he ganado, pero siento que he ganado en mi corazón".