Anabel Pantoja está pasando hoy un día repleto de sentimientos encontrados. La sobrina de Isabel Pantoja tendría que haber vivido hoy un momento muy especial que no ha podido culminar tal y como a ella le hubiera gustado. Con mucha nostalgia ha querido compartir con sus seguidores en redes sociales lo que le sucede. Hoy se tendría que haber casado con Omar Sánchez, que le pidió matrimonio en mayo del año pasado. La prima de Kiko Rivera vivió entonces uno de los instantes más especiales de su vida. A partir de ese momento comenzaron los preparativos para una boda que debido a la pandemia ha tenido que retrasar. La colaboradora estaba ya en plena cuenta atrás para darle el ‘si quiero’ a Omar, pero hace unos días anunció que no será hasta junio de 2021 cuando se convertirán en marido y mujer. Pese a su tristeza por el retraso de este día tan especial, Anabel ha tenido unas palabras bonitas acompañadas de su mejor recuerdo.

Artículo relacionado

La prima de Isa Pantoja ha compartido en su perfil de Instagram el vídeo del día en el que su novio le pidió matrimonio y ha recordado cómo se sintió en aquel momento. “Hace un año, me dabas este susto, hoy dábamos el paso que jamas pensé dar. Ahora nos queda un año para preparar todo y vencer esta etapa tan dura que ha vivido nuestro país”, comienza el escrito de Anabel, en el que asegura que por aquel entonces no se imaginaba que su pareja le pidiera que se casara con él. Además ha confesado que si algo estaba deseando del día de su boda era “abrazar a sus amigas, llorar con mi familia bailar con mi gente”. Pero finalmente no ha podido ser. Hoy no tendrá lugar este instante en el que su familia y amigos iban a estar a su lado. Pese a esto Anabel tiene muchas ganas de poner todo en marcha para que en junio del próximo año pueda vivir el día más especial de su vida.

La vuelta a la nueva normalidad ha sido un tanto complicada para la sobrina de Isabel Pantoja, viendo incluso cómo su relación con Omar se ha visto un poco alterada. Tras un confinamiento en el que protagonizó grandes momentos mostrando cómo practicaba ejercicio, la colaboradora ya ha regresado a sus viajes entre Madrid y Canarias. En la capital es donde trabaja y en las islas donde convive junto a su novio, por el que decidió mudarse a este lugar en el que ahora hace su vida. Pese a los días que pasan separados Anabel está feliz con su vuelta a televisión y con el reencuentro con amigos como Susana Molina, con la que aprovecha su tiempo libre cada vez que viaja a Madrid.