Ana Rosa Quintana se ha mostrado muy afectada por todo lo ocurrido desde que comenzó el confinamiento por la crisis del coronavirus. La presentadora se ha mantenido semana tras semana al pie del cañón desde ‘El programa de AR’, donde no solo ha informado sobre la evolución de la pandemia, sino que también ha hablado de su experiencia personal.

Artículo relacionado

La periodista ha tenido que hacer frente a jornadas informativas muy potentes que ha vivido de forma muy personal, que le han afectado en su día a día. Tanto es así, que la presentadora no ha sido capaz de celebrar el Día de la Madre, tal y como ha explicado este lunes 4 de abril en su programa

“El domingo me preguntaron cómo iba a celebrar el Día de la Madre, pero yo no tenía cuerpo de hacer ninguna celebración. Cuando te levantas justo ese día, te acuerdas de tantas personas que han perdido a su madre por esta crisis. Esas personas que están de luto y para las que este Día de la Madre es un dolor añadido”, ha asegurado la presentadora.

Ana Rosa Quintana

Para Ana Rosa Quintana, este ha sido un Día de la Madre teñido de negro en el que, además, no se ha podido acercar a sus hijos. La periodista explicó hace ya unas semanas que lo que peor estaba llevando durante esta cuarentena era no poder abrazar a sus seres queridos. Aunque convive con los adolescentes y su marido en el mismo domicilio, la presentadora está guardando las distancias con ellosdebido a que sale a trabajar a diario.

Artículo relacionado

De las cosas que más echo de menos es abrazar a mis hijos. Por salir de casa estoy manteniendo una distancia física con ellos y sueño con poder abrazar a mis hijos y a mis amigos. El día que nos podamos abrazar será el día que superemos esta pandemia”, reconocía visiblemente emocionada el pasado 7 de abril. Unos meses complicados tras los que, seguro, todos se vuelven a abrazar.