Ana María Aldón es una mujer nueva. Tras su paso por ‘Supervivientes 2020’, la mujer de Ortega Cano ha decidido pasar por el quirófano para reemplazar las prótesis mamarias que se colocó para aumentarse el pecho hace ya más de una década. Una operación de la que, apenas cinco días después de que abandonara el hospital, se han conocido más detalles.

Artículo relacionado

Una vez pasada la operación y con Ana María Aldón recuperándose en casa, Ortega Cano ha explicado a ‘El programa del verano’ por qué su pareja ha tenido que pasar por quirófano. “Es una operación de pecho por un mal movimiento que hizo en ‘Supervivientes 2020’. Hizo un esfuerzo y tenía un músculo del pecho dañado”, ha explicado.

El programa, además, ha hablado con la doctora Galcerán, que trabaja en la clínica a la que Ana María Aldón acudió. La profesional ha explicado con todo lujo de detalles cómo ha sido el paso por el quirófano de la exconcursante de ‘Supervivientes 2020’. “Ha recurrido a las técnicas quirúrgicas para mejorar su aspecto y para solucionar además una condición médica que tenía por las prótesis. Ha sido un cambio de prótesis para hacer una mejora sanitaria y también en salud y en estética”, ha comenzado a explicar.

Ortega y Aldón
Gtres

La doctora, además, ha reconocido que, tras su paso por ‘Supervivientes 2020’, Ana María Aldón ha apostado por cuidarse al máximo y realizarse otros retoques. “A la vuelta del programa nos interesaba muchísimo hacerle una recuperación de tanta exposición de los agentes externos, como el sol o el aire. Han sido tratamientos para mejorar la calidad de la piel, porque en este caso se trataba de parar el proceso de envejecimiento”, ha explicado para resaltar que han sido tratamientos que no han requerido la intervención de cirugía. Galcerán, además, no ha dudado en resaltar lo buena paciente que es la mujer de Ortega Cano.

Artículo relacionado

Fue el pasado viernes 17 de julio cuando Ana María Aldón y Ortega Con se desplazaron para Madrid para que la exconcursante pasara por quirófano. Una operación tras la que, al día siguiente, abandonaba la clínica algo dolorida pero con su particular sentido del humor: “Mañana ya estoy fregando, limpiando y pescando”.