Tras su paso por 'Supervivientes 2020' la vida de Ana María Aldón cambiaba de manera radical. Tras un mes en el que ha disfrutado al máximo de su familia y, también, de la comida. La diseñadora ha tomado una decisión que llevaba retrasando los últimos años.

Artículo relacionado

Este viernes, la exsuperviviente se trasladaba hasta Madrid acompañada por su marido, José Ortega Cano y es que la situación lo requería. Ana María tenía una cita muy importante en una clínica de cirugía estética. Pero no, la andaluza no se ha sometido a ningún nuevo retoque, su presencia allí era con el objetivo de un problemilla anterior.

La mujer del diestro, de 42 años, habría decidido pasar por quirófano para cambiarse las prótesis mamarias que se colocó hace más de una década para mejorar su figura y tal y como han apuntado desde 'El programa del verano', al tratarse de prótesis antiguas lo recomendable es cambiarlas transcurridos 10 años, como le pasó a otras caras conocidas como Aurah Ruiz.

Ana María Aldón

A su entrada en la clínica, Ana María no ha confirmado ni desmentido la información pero se ha mostrado de lo más tranquila. Tal y como ha desvelado la periodista Kiti Gordillo se trataría de una larga operación de alrededor de 5 horas de duración, en la que se extraerían las prótesis antiguas para pasar a introducir de manera inmediata las nuevas, mucho más modernas y ligeras.

Nueva vida

La diseñadora se convirtió en una de las protagonistas indiscutibles de 'Supervivientes 2020' sin embargo, lejos de lo que muchos pensaban a su regreso a España ha retomado su vida discreta y familiar tal y como la dejó. En el aire está su deseo de volver a ser madre y es que es algo que le haría especial ilusión ya que ella misma asegura que se encuentra en uno de los momentos más dulces de su vida.