Como ya le pasara a alguien muy cercano para ella, la ganadora Rosa Benito, el paso de Ana María Aldón por 'Supervivientes' ha hecho que toda su vida cambie por completo. Tal vez no hasta el extremo de la colaboradora de 'Viva la vida', que incluso terminó rompiendo su matrimonio y empezando una etapa de soltera que le dura a día de hoy, pero casi, casi. La mujer de Ortega Cano no ha dudado en aprovechar el tirón para dar el paso que parece que siempre había querido dar. Un salto a la primera línea de popularidad que se refleja, además, en su presente profesional. Poco queda ya de su intención de ejercer de diseñadora...

Artículo relacionado

En un momento tan complicado para ella como el paso de Ortega Cano por prisión, Ana María Aldón no aparcó sus estudios de diseño y moda. La hoy exconcursante de 'Supervivientes' se tomó muy en serio su faceta de estudiante y quiso aprovechar la oportunidad que le había dado la vida para redirigir su carrera. Curtida en el mundo del trabajo desde muy joven, Ana María encontró en la moda el camino que le hacía más feliz y se esforzó hasta convertirse en diseñadora. ¡Y vaya si lo logró!

Arropada por los suyos y con Gloria Camila de modelo, la mujer de Ortega Cano empezó a mostrar sus diseños al mundo, aunque la repercusión tal vez no fue la que esperaba. Lejos de revolucionar el panorama nacional, al final la 'marca Aldón' se quedó casi en una anécdota tanto dentro de la propia industria de la moda como entre sus potenciales clientes. Y, además, cuando cuando todo empezaba a encontrar su camino, se cruzó la posibilidad de ir a los Cayos y no se lo pensó dos veces. Ana María dio el salto a muchos niveles.

Ana María Aldón

De diseñadora a influencer

La nueva Ana María ha encontrado en las redes sociales su hábitat natural. La mujer de Ortega Cano, con nueva imagen, nuevo peinado y nueva actitud, ha querido dar un giro radical a su proyección pública y a su carrera profesional. Si antes de pasar por Honduras fundamentalmente se dedicaba a compartir sus diseños y alguna que otra imagen familiar, ahora Ana María ejerce de influencer total. Se nota que está contenta con su cambio y quiere mostrárselo a todos.

La exconcursante comparte sus posados siguiendo todas las pautas que ha ido aprendiendo a otras influencers. Luce figura, enseña pequeños rincones de su casa y acompaña sus fotografías con frases cortas y bien pensadas para despertar repercusión. Con casi 90.000 seguidores, la diseñadora tiene un mercado por delante que puede explotar muy bien y, si quiere, terminar combinando con su línea de ropa. Ahora, sin duda, esta tendría mucho más tirón mediático que antes.

La mujer de Ortega Cano, además, se ha lanzado incluso a compartir sus recetas. Pocas imágenes familiares han ocupado su atención desde que salió de la isla y retomó el control de sus redes. Está claro que Ana María quiere potenciarse a ella misma y ha hecho de su pelo corto y rubio su marca.¿La veremos haciendo colaboraciones con marcas en breve? ¿Se unirá al elenco de personajes de Mediaset que sacan un buen partido económico a su redes sociales? Sin duda, la intención parece tenerla. Falta ver cómo se adentra en un universo que está ya bastante copado.