En los últimos meses la vida laboral de Alejandra Rubio ha estado repleta de cambios. Fue a principios de año cuando la hija de Terelu Campos se estrenó como colaboradora de televisión en el debate de ‘La isla de las tentaciones’. Después de su experiencia en el plató del ‘reality’ ha continuado con su trayectoria en televisión. Actualmente colabora en ‘Viva la vida’ y en ‘Animales nocturnos’. Todo esto hizo que tuviera que replantearse su camino profesional. Antes de participar en estos programas de televisión Alejandra compaginaba sus estudios con su trabajo como relaciones públicas en algunas discotecas de Madrid. Pero tuvo que elegir y decidió aparcar sus estudios de Derecho. Unos estudios que había comenzado tras aparcar los que empezó en Diseño de Moda. Ahora, ya más asentada en televisión, Alejandra ha tomado una importante decisión.

Artículo relacionado

Según Kiko Hernández, la nieta de María Teresa Campos va a retomar sus estudios de Derecho y lo va a hacer en la modalidad a distancia. De esta forma le será mucho más fácil compaginar sus intervenciones en televisión con sus estudios. Además hay que recordar que en su momento la joven contó que en clase no se sentía demasiado cómoda. Aunque ella siempre ha intentado llevar con naturalidad el ser hija y nieta de personas muy conocidas, era inevitable que sus compañeros le miraran de una forma diferente. Algo que a ella no le gustaba nada. Por eso ahora, valorando su situación actual y los problemas del pasado, ha tomado la decisión de estudiar de esta forma.

Alejandra Rubio
Gtres

Y si la vida de Alejandra ha estado repleta de cambios en lo laboral, en lo personal no ha sido menos. También fue a principios de año cuando rompió su relación con Álvaro Lobo. La hija de Terelu y el DJ pusieron fin a su noviazgo tras años conviviendo. Después de desmentir que mantenía un noviazgo con su amigo Suso Álvarez, ahora la joven está rehaciendo su vida con Tassio de la Vega, con quien todo marcha viento en popa y con el que se muestra de lo más feliz. En definitiva, unos meses de cambios que por fin parecen encarrilarse.