Alejandra Rubio está de nuevo ilusionada. Tres meses después de poner fin a su relación con Lobo, con quien incluso llegó a convivir, la nieta de María Teresa Campos ha sido fotografiada durante la desescalada junto a Tassio de la Vega, un joven de 28 años con quien ha vuelto a creer en el amor. “Estoy muy bien. Yo no tengo una relación, esa es la realidad, estoy siendo prudente. Le estoy conociendo y ya está. Estoy ilusionada, pero no voy a hablar de una persona que no pertenece a esto”, reconocía en ‘Viva la vida’.

Artículo relacionado

Ajeno al mundo de la televisión, Tassio de la Vega tiene 28 años y es arquitecto. Nacido en Segovia, el joven vive en la actualidad en Torrelodones y compagina su pasión por la carrera que estudió en la universidad con las Bodegas Oissat -para las que eligió su nombre al revés-, empresa en la que trabaja junto a su madre. Emprendedor y creativo, tiene varias amistades en el mundo del espectáculo, aunque él opta por el anonimato y mantiene sus redes sociales en privado.

Alejandra Rubio

Unos detalles que ya conoce Terelu Campos, quien no dudó en intercambiar unos mensajes con su amigo Kiko Matamoros para saber con quién salía su hija. El colaborador lo define como un chico excepcional, culto, inteligente, solidario y trabajador nato. Una carta de presentación que no ha podido gustar más a la colaboradora de televisión.

La revista ‘Facefoodmag’ le hizo una amplia entrevista hace un tiempo en la que hablaba de su bodega, así como de la arquitectura, carrera que estudió en la universidad. “Como arquitecto, he viajado y he conocido la manera de trabajar en otras latitudes como Shanghái, Nueva York, Los Ángeles, San Diego, Miami… Oissat es el resultado de los valores transmitidos y la educación que he recibido”, aseguraba entonces.

Artículo relacionado

Una entrevista en la que también demostraba que, ante todo, es un joven solidario. “El siguiente paso es la creación de colegios en África. Lo haremos a través del desarrollo de un ron, apoyándonos en una fundación que vamos a crear, para donar parte de las ventas a este proyecto. Queremos hacer este desarrollo benéfico para ayudar a los niño”, confirmaba.

Una empresa para la que la propia Alejandra Rubio no ha dudado en posar. La joven aparecía en una fotografía artística realizada para las bodegas Oissat, cuyo lema es ‘El arte se bebe’. Una imagen con la que ambos parecen dejar claro que lo suyo va muy en serio.