Aunque en un principio intentó negarlo todo, Alejandra Rubio por fin se ha sincerado sobre su reciente ruptura con Álvaro Lobo. La pareja decidió poner fin a sus dos años de relación y lo escenificó al borrar todas las fotografías que tenían juntos en las redes sociales. Sin embargo, en un principio se excusaron en que esta decisión se debía a motivos profesionales.

Artículo relacionado

Finalmente, Alejandra reconoció que habían decidido poner fin a su relación de mutuo acuerdo. Ahora, además, se ha sincerado como nunca y ha contado toda la verdad al respecto. “Las relaciones se acaban y la vida sigue, cada uno teníamos vidas distintas, teníamos que crecer mucho profesionalmente y ya está. Felices. No ha pasado nada raro ni nada extraño. Así que yo estoy muy bien y él supongo que también”, ha explicado la joven, quien, además ha aclarado que había decidido evitar el tema porque no le apetecía hablar sobre ello.

Alejandra Rubio Lobo
GTRES

“Simplemente he estado evitando el tema, me ha apetecido decirlo ahora y no pasa nada. Un día me levanté y respiré: la mejor época de mi vida. Un día te levantas y se ha acabado todas las rayadas y todas las tonterías y dices: ‘por fin’”, ha asegurado la nieta de María Teresa Campos con mucha madurez ante todos sus seguidores de Instagram.

La joven, además, ha contestado sin miedo a todos los que le preguntaban si se arrepentía de haber mantenido una relación con Álvaro Lobo, a lo que ella ha contestado con un contundente “no”. “No solo no me arrepiento sino que no tengo por qué borrar cosas que hayan pasado en mi vida”, ha concluido la joven.

Artículo relacionado

Alejandra y Lobo decidieron poner fin a su relación después de dos años juntos. La pareja incluso vivía y, tras la ruptura, han mantenido una buena sintonía que han demostrado públicamente, ya que incluso han sido fotografiados juntos. Tras su ruptura, la vida de Rubio ha cambiado drásticamente. La joven se ha involucrado en nuevo proyectos profesionales, primero como colaboradora de ‘La isla de las tentaciones’ y, posteriormente, en ‘Viva la vida’.