Lo que puede haber tras un desajuste en la regla

Desde un disgusto a la ingesta de algún fármaco. Cuando sucede de forma puntual, no tiene importancia

Todo lo que puede haber tras tus desajustes con la regla

4 de enero de 2017, 15:45

Seguro que alguna que otra vez te ha ocurrido: o se te retrasa o se te adelanta la regla; o bien notas en ella algún que otro cambio, como por ejemplo, que sea más o menos intensa que de costumbre. Le pasa a todas las mujeres y cuando es de forma esporádica no suele responder a ninguna patología. ¿Cuándo preocuparse, entonces? Pues solo si te sucede tres meses seguidos. En ese caso, no dejes de acudir al ginecólogo, sobre todo si te encuentras cerca de la menopausia. Estas son algunas de las causas más comunes para las alteraciones menstruales.

Los principales desencadenantes

La ansiedad. Cuando es muy fuerte puede provocar que la regla desaparezca de forma transitoria (amenorrea) aunque lo más habitual es que el estrés provoque un aumento del flujo menstrual. Por otro lado, los nervios suelen provocar que se perciban más los síntomas del síndrome premenstrual: irritación, tristeza, dolor abdominal...

Un vaivén de kilos. Si se ponen muchos kilos el organismo empieza a producir mayor número de hormonas masculinas, lo que también puede provocar la amenorrea que mencionábamos antes. Igualmente, cuando se pierde demasiado peso de forma brusca, las glándulas que regulan la ovulación también se alteran y puede suceder que la regla cese de manera temporal. Lo que sucede asimismo, como consecuencia de la falta de nutrientes, si se hacen dietas muy estrictas. Piensa que para que los ciclos se mantengan regulares, en el organismo de la mujer debe haber un 22% de grasa.

Algunos medicamentos. Hay muchos fármacos que influyen en el ciclo menstrual: antisicóticos, antihipertensivos, antidepresivos... Existen algunos que incorporan estrógenos, progesterona o ambos que pueden dar lugar a 'faltas' o, por el contrario, 'a reglas de más'. Y la píldora postcoital puede adelantar o atrasar el periodo.

Cuando te operan. Tras ciertas intervenciones ginecológicas, sobre todo si suponen la manipulación directa del ovario, se alteran los niveles hormonales y las menstruaciones tienden a adelantarse. A veces, cuando hay sangrados muy intensos, se efectúa para solucionarlo lo que se llama ablación endometrial: se retira una capa que reviste el útero y así la menstruación disminuye o incluso desaparece. Cuando se extirpa el útero, deja de haber periodos.

Un diario de menstruaciones

Si no acostumbras a hacerlo, empieza ya a elaborar el tuyo, porque es una herramienta fundamental para descubrir alteraciones en el ciclo que, de otra manera, podrían pasarte desapercibidas. Tienes que anotar el día que te llega la regla y el día que se te retira. También apunta las posibles molestias que hayas notado y la intensidad del flujo, así como cualquier cambio en estos dos ámbitos. Toda esa información resultará muy útil a tu ginecólogo si necesitas consultar con él.

¿Cuántas compresas usas?

Se habla a menudo del flujo menstrual y de las posibles modificaciones en el mismo pero, ¿cuándo puede considerarse demasiado? Pues se estima que cuando se utilizan más de ocho compresas o tampones al día. Si te ocurre durante tres meses consecutivos, visita al médico.

Loading...