Organiza bien la cocina y ganarás salud

Evitarás intoxicaciones y que los alimentos pierdan nutrientes

Organiza bien la cocina y ganarás salud

5 de noviembre de 2016, 13:58

Los alimentos mal conservados pueden resultar muy perjudiciales para la salud. Por eso conviene conservarlos en buena estado. Y para ello tienes que tener el cuenta la temperatura, la luz, la humedad... que necesita cada uno pues son las principales causas de su deterioro.

En la despensa

Las conservas (envasados en vidrio, plástico translúcido o latas ) deben guardarse en lugares secos, frescos y sin luz. Por ejemplo: botellas de zumo, de aceite, botes de legumbres, pasta, arroz...

El agua es mejor guardarla en botellas de vidrio que de plástico para evitar la transferencia de componentes.

Las frutas y hortalizas pueden guardarse a temperatura ambiente si aún necesitan madurar. Y también los tomates si son de colgar o están verdes. Las frutas tropicales mejor guárdalas siempre fuera de la nevera.

Patatas, cebollas y ajos pueden conservarse durante varias semanas en lugares frescos y secos.

Los encurtidos (cebolletas, pepinillos...), las salsas comerciales y los tarros de mermelada se mantienen bien en la despensa. Una vez abiertos, deben tratarse como alimentos perecederos y conservarse en frío.

En la nevera

No hay la misma temperatura en toda la nevera. Conviene conocer las diferencias para colocar adecuadamente toda la comida.

El estante inferior (2 °C), justo encima del cajón de las verduras, es la zona más fría. Coloca la carne y el pescado frescos.

Los estantes de en medio (4 o 5 °C). Coloca los alimentos envasados que una vez abiertos hay que conservar el frío. Y también las ensaladas de 'cuarta gama', limpias y listas para ser consumidas.

Los cajones de abajo (hasta 10 °C). Guarda en ellos las verduras y frutas. En bolsas de plástico o de papel abiertas o perforadas.

Los compartimentos o estantes de la puerta. Esta es la parte menos fría del frigorífico (10 a 15 °C), sobre todo arriba. Almacena aquí los alimentos que solo necesitan una ligera refrigeración. Bebidas, mostaza, mantequilla o huevos.

Evita la contaminación cruzada

Consiste en el trasvase de microbios de alimentos contaminados, normalmente crudos, al resto. Es una de las principales causas de intoxicación. Y esto suele suceder en al nevera por el goteo de líquidos proecedentes de carnes crudas sobre otros alimentos listos para consumir, por ejemplo. Por eso conviene guardar la carne y el pescado en recipientes de plástico o vidrio con una rejilla en el fondo que los separe de los líquidos que sueltan.Y no mezcles nunca, ni en la nevera ni fuera, alimentos crudos con cocinados.

Loading...