Hidratación para cada tipo de piel. Respeta su pH natural

Es el órgano más extenso del cuerpo, y una barrera que nos protege de los agentes externos. Pero si alteramos su estructura, puede debilitarse y dejar de realizar esas funciones. Evítalo conociendo cuál es tu tipo de piel y usando los productos que mejor le sientan

Hidratación para cada tipo de piel. Respeta su pH natural

23 de marzo de 2016, 08:15 | Actualizado a

Cada piel tiene unas necesidades específicas y requieren unos cuidados concretos:

Seca. Por la mañana y por la noche, aplica en el rostro y en el cuello una crema hidratante y protectora con activos nutritivos como los aceites vegetales (de onagra o germen de trigo). Recuerda que conviene limpiarla con productos muy suaves como aceites desmaquillantes, syndets (detergentes sintéticos) y aguas micelares y usar tónico sin alcohol. Si la piel es extremadamante seca, utiliza un aceite para el baño o la ducha y aplica después por el cuerpo una manteca corporal.
Grasa. Hidrátala con geles o cremas libres de aceite con activos seborreguladores y antisépticos. Los limpiadores al agua (geles y espumas) son los más adecuados y los puedes usar hasta dos veces al día. Usa mascarillas purificantes que impidan que células muertas y sebo obstruyan los poros.
Mixta. Utiliza productos para la piel grasa en la zona central del rostro; mientras que en las mejillas aplica los cuidados de las pieles secas.
Las más sensibles. El objetivo, en el caso de tener la piel sensible, es protegerla y calmar la reacción cutánea. Por tanto, por la mañana y por la noche usa productos con ingredientes reparadores (alantoína, ceramidas, fosfolípidos) y calmantes.

Claves para identificarla sin errores

Antes de decantarte por un producto necesitas saber cómo es tu piel.
Sin brillo y tirante. Si notas estos 'síntomas' es muy posible que tu dermis tenga un déficit de agua y de lípidos, es decir, que sea una piel seca. Cuídala a diario porque las arrugas aparecen de forma precozy son finas y numerosas.
Poros grandes y pocas arrugas. Así suele ser la piel grasa. A menudo se muestra irritada, pero esta vez por el exceso de sebo.
Brillos en frente, nariz y barbilla. La mixta es la más frecuente en los adultos. Hay grasa y brillo en las zonas mencionadas, y sequedad en las mejillas.
¿Te falta agua? La deshidratación aparece también en las pieles más grasas, sobre todo si usas productos muy agresivos.

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Lecturas?